Miguel Velasco – Otra vez nos sobrevuela el cenizo

232

Como ocurre en Segovia cada vez que se intenta hacer alguna obra medianamente importante (recuérdese, sin ir más lejos, el teatro Cervantes, el CAT, la ubicación de la estación del AVE o la supervivencia de la antigua estación y su trazado habitual sin amputaciones o la pirula de la supresión del servicio a Medina; la estación de autobuses, la piscina climatizada o los pabellones deportivos; la Avenida del Padre Claret o la de José Antonio, la inacabada circunvalación, el Instituto de San Lorenzo o el Centro de Salud de Nueva Segovia), sobrevuela ahora aquí el cenizo negro de los despropósitos acerca del desdoblamiento de la SG-20 merced al gran escollo que supone para la normal ejecución de tan importante obra el antiguo vertedero de residuos del arroyo Roduelos que ha impulsado a la empresa “Dragados” a abandonar las obras en tanto en cuanto subsista el citado vertedero y se dejen expeditos los terrenos donde se ubica que, en opinión del presidente de la Diputación y responsable del Consorcio Provincial del Medio Ambiente se contienen allí residuos “de carácter sanitario o peligroso”, si bien la subdelegada del Gobierno Lirio Martín lo ha descartado y afirma que según un Informe evacuado por una empresa especializada para Fomento (y que fue remitido a la Institución Provincial) “se realizaron una serie de catas que no detectaron ningún tipo de residuos peligrosos” ¿En qué quedamos? En este sentido rescatamos una información de la publicación “Crónica de Segovia-Década de los 90 que en el mes de Octubre de 1.996 decía: “ La empresa INCOSA (Investigaciones y Control de Calidad,S.A) llevaba a cabo en estos días los trámites y medidas adecuadas para sellar definitivamente el vertedero del arroyo Roduelos en la carretera de Palazuelos, cuyas filtraciones dieron lugar a la incoación de sendos expedientes por los organismos competentes ante la alarma despertada por la contaminación de las aguas del rio Eresma después de que el pequeño arroyo vertiese sustancias no del todo identificadas pero que sobresaltaron a la población”. Pero es que, además, Vázquez afirma que “el Centro de tratamiento provincial de Resíduos no está habilitado para tratar restos peligrosos o sanitario-médicos” y, en todo caso que ve muy complicado que el Centro de Los Huertos pueda recoger y reciclar esos más de 17.000 metros cúbicos de residuos acumulados. (Recuérdese que aquí se vertieron en su día residuos clínico-sanitarios del Políclinico “18 de Julio” y residuos de los Laboratorios químicos “Gurruchaga”, que dieron muchos problemas por su toxicidad).

A fin de constatar la situación “La calle” ha intentado buscar en la Diputación y en el Consorcio Provincial del Medio Ambiente alguna aclaración sobre si en aquel vertedero de Roduelos (clausurado hace cuarenta años) se contienen verdaderamente o no residuos peligrosos sanitarios-médicos y quien es el responsable de dejar los terrenos expeditos como exige la empresa (que ha retirado la totalidad de la maquinaria y rol de trabajadores) para la continuación de las obras que lleva a cabo “Dragados” para el desdoblamiento de la SG-20 en las que desde hace un tiempo sólo permanecen un par de obreros .como vigilantes, Si bien, a última hora, según la subdelegada del Gobierno, Fomento y Dragados habrían llegado a un acuerdo para que la empresa retirase los residuos mediante una modificación del Proyecto. Ya veremos.

El tema viene a ser peliagudo porque a eso de los posibles restos peligrosos (que exigirían una manipulación especial) se une la realidad de esas más de 17.000 m3 de residuos que ante la insuficiencia de medios que desbordarían la capacidad de tratamiento de la planta del Consorcio en Los Huertos. Ello obligaría (todavía no se sabe a quien) a su transporte hacia las plantas de Toledo o Zamora, que cuentan con medios suficientes para hacerlo. La cosa está en quien lo paga.

Ante ello, Segovia se encuentra, una vez más, ante una situación de difícil solución. La complejidad del asunto (que por otra parte es bien sencilla) hace suponer que el desdoblamiento deseado y que tanto necesita Segovia para su desarrollo va a permanecer enquistado durante mucho tiempo mientras el cenizo de los despropósitos nos sobrevuela. Esta es la situación: A) “Dragados” no continúa la obra mientras no se le retiren los 17.000 m3 de residuos (que no estaban previstos en el proyecto); B) hay que determinar cual es el verdadero nivel de peligrosidad (si lo hay) para planificar .en todo caso., el traslado a otras plantas de tratamiento: C) la planta de Los Huertos es incapaz de absorber semejante cantidad; D) resulta impreciso determinar quien tiene que asumir los gastos de erradicación de vertedero; E) que con todo lo que diga la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, de que el Ministerio de Fomento ha buscado una solución al asunto, ya sabemos que las “cosas de palacio van despacio” y que la dilación que se supone en la búsqueda de soluciones se añadirá a la demora de mucho tiempo que ya lleva acumulada la obra; F) que,mientras tanto, el caos circulatorio que está produciendo la obra (y más ahora,paralizada) entre los segovianos y conductores en general viene siendo verdaderamente angustioso, Y es que ya estamos acostumbrados al cenizo.