Miguel Ángel Herrero – Compromiso inaplazable con Segovia

118

En recientes declaraciones a este periódico, la Consejera de Sanidad confirmó la decisión de la Junta de no reabrir el Policlínico. En esta ocasión, recurrió a ciertos informes técnicos que no aconsejan la reapertura. No por razones estrictamente técnicas, sino por el presupuesto: “La reforma necesaria para adecuarla a la normativa hace inviable, económicamente hablando, esta opción. Con lo que tendríamos que invertir nos permite acometer un nuevo hospital moderno, y es lo que queremos, algo operativo y ágil” (18/06/2020). O sea, un deseo para realizar a largo plazo. Pero la grave situación sanitaria que sufrimos aconseja una ejecución apremiante. Segovia debería contar ya con una decisión firme sobre este proyecto hospitalario y el compromiso fehaciente de recibir la asignación presupuestaria correspondiente. Es urgente acortar los plazos de los trámites y de su ejecución. Suponiendo que haya voluntad para ello, ¿podrá la Junta comprometerse con Segovia? La población ciudadana y provincial segoviana no admitiría otro incumplimiento, como el de hace 10 años. En aquellas fechas, el Consejero de Sanidad Álvarez Guisasola anunció que “El Hospital Policlínico será reconvertido en un centro para ingresos de media estancia” (El Adelantado, 18/11/2010). Nada hicieron, quienes se comprometieron.

Hoy día, nuestra situación sanitaria ha empeorado. A la anterior carencia de dotación hospitalaria, se suman los graves efectos de la pandemia Covid-19. ¿Hace falta recordar que Segovia ha sido una de las más afectadas por el virus? Se ha estimado en 467 fallecidos por millón de habitantes; más del doble de la cifra de la Comunidad. (El Adelantado, 25/06/2020). Ante tal situación de urgencia, esperamos que el Gobierno regional se sienta obligado, más que nunca, a cumplir con Segovia. No sólo con el anuncio de remodelaciones menores, que llaman “infraestructuras”, con las que pretenden salir del paso y no resolverán problemas apremiantes. No es admisible que se quiera acallar esta legítima demanda de ciudadanos, asociaciones civiles, personal sanitario, partidos, etc. Incluso, el Secretario del PP en Castilla y León ha reconocido las dificultades del Hospital General para atender eficazmente a todos los pacientes, debido al incremento de unas 40.000 cartillas de usuarios, que se suman a las 145.000 ya existentes (El Adelantado, 16/06/2020). Es patente que esta situación no se resuelve con reformas internas, como la de un “doble circuito” en Urgencias o ampliando las Unidades de Cuidados Intensivos. Menos aún, prometiendo (otra vez, como hace diez años, con el Policlínico) un futuro hospital, para apaciguar a los pusilánimes. Mucha gente piensa que “más vale pájaro en mano…” y que, “lo mejor es enemigo de lo bueno”. Es decir, un antiguo Policlínico rehabilitado en breve plazo, o un “hospital moderno” a construir en un futuro incierto y sin garantías de ejecución. O sea, una entelequia virtual. Se comprende que en este asunto, haya quién recele de la Junta porque recuerdan aquella antigua promesa pendiente. ¿Volverá a ocurrir? Es una duda razonable. Sobre todo, con el último agravio recibido por la decisión de excluir a Segovia del Grado de Enfermería, que nos deja en la única provincia de España sin estudios tan demandados y necesarios por razones obvias. Por cierto, la noticia nos obliga a preguntar por la eficacia de nuestros representantes, políticos regionales y nacionales, para defender los intereses segovianos.

En fin, vivimos al día y en el momento actual parecen soplar vientos favorables a un “pacto provincial”, entre los dos grandes partidos, que propicie una “reconstrucción” ineludible para sobrevivir. En este clima de mutuo entendimiento, los ciudadanos y contribuyentes deberíamos esperar que las dos administraciones, regional y municipal, cooperasen en la dotación de un centro hospitalario, para procurar el mejor servicio a los eventuales usuarios (incluidos procuradores y procuradoras, claro). Un ejemplo de actuación conjunta y efectiva, de política con mayúscula. Consta el ofrecimiento de la alcaldesa para hablar con el presidente Fernández Mañueco. Según, Luquero se podría construir un nuevo hospital en terreno próximo al actual. La normativa “permite a las dotaciones públicas una edificabilidad del cien por cien de la parcela” (El Adelantado, 26/06/2020). Y sería favorable a la construcción de un segundo hospital, no de una simple ampliación del que existe. Y “siempre que se vaya tramitando, siempre con un compromiso de incluir en el presupuesto del año que viene de la Junta de Castilla y León una partida para empezar con el proyecto del nuevo hospital”. O sea, esta vez, ciudad y provincia deberían contar con una señal efectiva, no sólo con una promesa de futuro incierto. No conviene olvidar que las urnas siempre vuelven.