Más de lo mismo

Con el acuerdo alcanzado esta semana entre el PP y el PSOE para la renovación de los órganos constitucionales del Tribunal de Cuentas, del Defensor del Pueblo y el Tribunal Constitucional, se confirma lo que VOX viene denunciando desde hace tiempo y que Santiago Abascal advirtió en el acto de VIVA 21.

Un acuerdo que entraña el típico tráfico de influencias, entre los que vienen gobernando desde hace 40 años, cuyo objetivo es repartirse sillones y poltronas y asegurar su existencia, aunque sea traicionando a España y a los españoles.

Pero este acuerdo no es casualidad, ya estaba pactado desde hace un año. Desde la moción de censura contra Pedro Sánchez ejercida por VOX y el no rotundo de Casado, se vislumbraba el “pacto” que ambas formaciones tenían entre manos. La presión ejercida por VOX sobre el PP informando a la ciudadanía de los acuerdos que hasta la llegada de VOX se han venido tomando por parte del PP y PSOE para meter sus sucias manos políticas en la Justicia, dejaba en evidencia a un PP que no sabía cómo salir bien retratado en la foto.

Además, a todo esto se unen los fallos del Tribunal Constitucional dando la razón a VOX en dos recursos importantísimos, como han sido, la nulidad del primer estado de alarma y el cierre del Congreso.

Y todavía quedan pendientes 20 recursos más, con lo que si el Tribunal dictara a su favor, confirmaría que VOX es el que defiende la Constitución y la separación de poderes, frente a un Gobierno que la pisotea y un PP cruzado de brazos. De hecho, VOX en noviembre de 2020 ya presentó en el Congreso una PNL (Proposición no de Ley) para asegurar la división de poderes, que toda la izquierda votó en contra.

El acuerdo revela cómo el PP y el PSOE comparten la misma Agenda (2030), la misma ruta y una amenaza contra la democracia.

Debemos recordar que este es el peor Gobierno en el peor momento posible, que ha pactado con comunistas, independentistas, separatistas y terroristas blanqueando a todos ellos. Y ahora el PP, con Casado a la cabeza, pretende dar oxígeno a un gobierno que ha pisoteado los derechos constitucionales.

El acuerdo revela cómo el PP y el PSOE comparten la misma Agenda (2030), la misma ruta y una amenaza contra la democracia.

Se impone el bipartidismo por encima del respeto a la Constitución y de la separación de poderes, y el PP cómplice ya ha elegido con quien pactar.

Pero aún hay más. Mientras escribo el artículo, compruebo cómo un medio nacional relata el buen clima entre el PP y el PSOE para renovar también el CGPJ en las próximas semanas.

Más de lo mismo. Nada cambia. Quítate tú, para ponerme yo.

En definitiva, un acuerdo que revela cómo el PP y el PSOE cada día se parecen más y que comparten la misma Agenda (2030).

Pero los españoles, gracias a VOX, ya tienen la Agenda España que les permitirá tomar las riendas de su futuro, y que servirá de defensa contra el consenso progre y sus leyes ideológicas.


(*) Diputado de VOX por Segovia.