Manuel Fernández Fernández – El gobierno de Sánchez se “confina” del COVI-19 segoviano

1035

Confinados como estamos, y llevándolo con franciscana paciencia, sólo conocemos la velocidad de crucero con que el traidor bicho “coronavirus” atraviesa nuestros feudos, por las páginas de nuestro “Adelantado”, que en loable e impagable servicio nos informa y distrae en el obligado enclaustramiento que de las dos semanas iniciales pasó a un mes, y…quiera Dios que, con los esfuerzos de tantos colectivos, sanitarios, castrenses, religiosos, docentes, informativos, deportivos, sociales y mediopensionistas, y la masiva ejemplar ciudadanía, no pasemos la vacación estival enclaustrados.

Recopilando noticias y tirando de reciente hemeroteca vemos que esta especie de letal gripe nacida en la ciudad de Wuhan, en la provincia china de Hubei, creada por murciélagos y servida por pangolines, ha saltado a los humanos y, aunque aquí pareció creerse que no pasaría la muralla china, que conociéndose tempranamente su veloz contagio, posiblemente ya en enero, se promovieron masivas manifestaciones callejeras en las que las mujeres se apretujaban encabezadas por “miembras” de nuestro Gobierno, que hoy algunas permanecen aisladas y guardando ese metro y medio de distancia que aconsejan o exigen, y que acelerando el paso de contagio nos atosiga y obliga a cambiar el ritmo de nuestras vidas. En nuestra ciudad y provincia parece que el bicho entrena para las olimpiadas, esas que programadas en Japón van a posponerse, porque el bicho corre más que los atletas de esa alta competición.

La prensa, radio y televisión nos muestran cómo, a pesar del madrugador conocimiento de este virus, luego epidemia y finalmente galopante pandemia, hoy en nuestro progre país algunos hospitales carentes del material “ad hoc”, los facultativos se hacen sus batas con bolsas de la basura, o dan unos guantes por médico y semana…, que como se dice en la milicia, esa que Catalunya rechaza, “el celo suple las faltas”, y aquí derrochamos celo, personal y material.

He leído en un Whats App un muy abreviado calendario de actuación del Gobierno Sánchez, o mejor Iglesias, respecto a la pandemia que acojona al país, y al mundo mundial, que paralelamente a lo que anunciaba Fernando Simón, Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, dice la actuación paralela del Gobierno. Primeramente decir que al ministro Sr. Duque se le ha escapado que lo conocen desde el 2 de febrero.

El 27 de febrero, ya con 27 contagiados, el Gobierno se ocupa y preocupa en subir el techo de gasto.

29 de febrero, con 45 casos, Sánchez anuncia medidas para aplacar reivindicaciones de los agricultores.

1 de marzo, con 84 casos, Pedro Sánchez dialoga con Torra.

2 de marzo, con 125 casos, Sánchez habla de la descarbonización.

3 de marzo, 169 casos y primer fallecido, Sánchez presenta su Ley de Libertad Sexual.

7 de marzo, ya con 430 casos y una decena de muertos, el PSOE de Sánchez anima a “salir a la calle”.

8 de marzo, 674 contagiados y 17 fallecidos, 120.000 personas abarrotan las calles de Madrid y otras ciudades. La ministra Dñª. Begoña, compañera de D. Pedro encabeza la marcha.

13 de marzo, 5 días después de la gran “marcha”, ya con 3.000 infectados y un centenar de muertos, el Gobierno decreta el confinamiento en todo el territorio nacional.

15 de marzo, el Vicepresidente podemita Sr. Iglesias, rompiendo el confinamiento de “todos”, y con su pareja contagiada, en extraño y tempestuoso Consejo de Ministros, exige la autonomía de Catalunya y Euskadi y la nacionalización de eléctricas y medios de comunicación…

Pues esta prensa, notaria y testigo del día a día y minuto a minuto del coronavirus que ha acaparado todas las páginas de los medios, dejando otras que en tiempo normal serían grandes titulares, nos informa de las noticias y contra noticias que en una jornada afirman y niegan, por ejemplo de la necesidad o ejecución de un hospital de campaña. Esta prensa y medios que puntualmente nos meten en nuestro secuestro domiciliario lo que ocurre fuera, al tiempo que nos dice de la abnegación y altruismo de personas y colectivos, nos informa del escaso interés que los segovianos tenemos para el Gobierno.

Primero la Consejera de Sanidad nos dijo que, dada la situación al límite de nuestro Hospital General, el Presidente autonómico Sr. Mañueco, había solicitado, por video conferencia, como mandan ley y circunstancias, al Presidente Sánchez la instalación de un hospital de campaña. Los medios lo daban por hecho el que sería primero en Castilla y León. Al día siguiente el Ministerio del ramo responde que “no se considera prioritario”, pero tranquiliza a los segovianos anunciando un “plan B; plan B que parece consistir en reconvertir el hospital privado de la Misericordia, de la empresa Recoletas, en Servicio Público de Salud de la Comunidad, el Sacyl, y así mismo en llevar pacientes contagiados a dependencias de la Cárcel…

No parece la solución óptima el desalojo de enfermos o penados para hacer sitio a posibles “coronavirosos”.

La Consejera Casado justifica la petición del hospital de campaña en que “si se nos extralimitan” las escasas camas, unas 17, incluso hoteles y gimnasio de rehabilitación vamos a necesitar un hospital de campaña”. Otra noticia dice “el traslado de siete pacientes de la unidad de agudos de Psiquiatría del Hospital General a la Unidad de Rehabilitación Psiquiátrica del Centro de Servicios Sociales “La Fuencisla”, de la Diputación Provincial”.

En una sóla jornada leemos “muere en Segovia Lucía Bosé a los 89 años”, “vivir confinados con un recién nacido en Segovia”, “siete muertos por coronavirus en las últimas horas disparan los fallecimientos en Segovia a veinte”, “al menos trece de los 23 fallecidos por el coronavirus en Segovia vivían en residencias de ancianos”, mientras un gran titular dice “El Hospital de Segovia está al límite, la UME descarta uno de campaña y se piensa llevar pacientes a la calle”.

Otro titular nos dice Casado confirma que “Segovia no tendrá hospital de campaña por priorización”…

Paralelamente se nos informa de que sí instala “el clínico de Valladolid una carpa grande con seis tiendas de protección civil y baños químicos para pacientes y profesionales, entre otras instalaciones, y en el Rio Hortega seis casetas de obras, cuatro carpas y otros tantos baños”, o que se está trabajando en el Hospital de Ávila para contar con cuatro casetas y dos carpas y una zona de trabajo”, o en Burgos 5 casetas y seis carpas, o en León 3 casetas, o en Palencia 2 casetas de obra…

Yo me pregunto ¿qué hemos hecho los segovianos para tener este desprecio del Gobierno Sánchez? Es que nuestros contagiados y nuestros difuntos son de menor entidad que el resto?