Los cambios en la vida

Creo que todos estamos de acuerdo en que las modernas técnicas de comunicación, llámense móviles, tabletas o como se quiera, están a la orden del día y, si vamos a más, hoy son completamente necesarias para poder vivir una vida actualizada, en el momento. Porque hoy, sin alguno de estos medios en la mano, es muy difícil desenvolverse con facilidad, y con naturalidad, en los ambientes sociales.

Y si no, vean ustedes, amigos lectores, hasta qué punto hemos llegado: Alguna entidad bancaria –estos centros ‘antes’ estaban plenamente abiertos para el público- te impone ahora su autoridad hasta el punto de que haya que ser alguien de esa entidad el que te llame por teléfono y te diga el día y la hora en que puedes acudir al centro para solucionar, o tratar de solucionar, alguno de los muchos problemas bancarios con los que hoy tropezamos a cada paso. Admitirte en el momento es cosa del pasado, y deben ser costumbres procedentes de otras regiones las que ahora se nos imponen a nosotros, a no ser que para sus anteriores clientes ya tuvieran marcadas estas directrices.

En resumen, que si usted tiene que ir a una sucursal de esa entidad, tiene que llamar y esperar a que le devuelvan la llamada para decirle día y hora en que podrá ser recibido…y supongo que huego debidamente atendido. Y si usted no tiene móvil, ya puede ir corriendo a una tienda donde le vendan uno en condiciones de recibir todo tipo de información…bancaria.

Todo esto parece ser una tomadura de pelo, pero no, no es ni eso ni una utopía…es una realidad. Y a aguantarse aunque usted esté contribuyendo a los buenos resultados financieros de la sociedad.

Consecuencia, que en cualquier momento no vamos a saber si estamos llamando a un banco o al Centro de Salud que nos corresponde, porque el sistema de llamadas y respuestas con citas es similar.

Ante la desesperación de muchas personas, un jubilado andaluz ha conseguido reunir ya 350.000 firmas para pedir que los bancos sean “más razonables y más asequibles”.

Pero, y aquí está el quid de la cuestión, es innegable que tenemos que ir aceptando que nuestra vida está sufriendo un rápido cambio que afecta a estilos, gustos, y todo tipo de actividades que en cualquier momento podemos realizar. Y es que, forzosamente tenemos que ir admitiendo ese cambio de ‘estilo’, y no solo por la presencia del tan dañino covid-19, con el que dicen los expertos que debemos ir acostumbrarnos a vivir, y con sus derivados, durante un tiempo sin fijar, sino también, y de forma espectacular, por ‘culpa’ del rápido avance de la técnica en todos los aspectos, y muy especialmente en los de la comunicación y la información. De aquí a muy poco tiempo va a ser imprescindible (en muchos casos ya lo es) no soltar el celular, el móvil, en ningún momento, ni en casa ni en la calle. Porque no solo empiezan a depender de él las operaciones financieras, sino también las referidas a la Agencia Tributaria, a la Sanidad, a las grandes superficies que nos llevan a casa cualquier objeto y asimismo a los almacenes medianos e incluso a los comercios locales, muchos de los cuales admiten ya pedidos a través de estos ‘seres inteligentes’. Sí, ‘seres inteligentes’, pero como afirma el neurocientífico Miguel Nicolelis, “es la mente humana el ordenador más potente jamás creado”. Y de ella se deriva lo demás.

Como muestra real de la importancia de estos modernos medios, he aquí un ejemplo explícito. Si usted va a programar un viaje, por ejemplo, a Alemania, desde su móvil puede solucionar todos los trámites necesarios: Al llegar al aeropuerto ya tendrá dispuesto su pasaje; cuando desembarque en el aeropuerto de destino, si así lo ha gestionado, puede tener ya contratado y a su disposición, un taxi o un billete de tren; y en cuanto arribe al definitivo lugar de destino, también tendrá ya lista la reserva de hotel, incluso las entradas a un monumento, a un museo o a un espectáculo…y una vez acabado éste, podrá acudir al restaurante elegido porque estará la reserva de mesa a su disposición. Y todo ‘conseguido’ desde su pequeño celular y desde su domicilio.

Pero ¡ojo! Los avances no cesan. Ahora se habla ya de la llegada en plenitud, en este mismo año, del ‘metaverso’, algo como ‘más allá del universo’; un nuevo espacio ante lo que hasta ahora era novedad, y que se va quedar ‘pequeño’. Los jóvenes ya están ‘al loro’, como dicen. O sea que les preguntas y enseguida te dan una explicación. Los asistentes a FITUR, la Feria Internacional del Turismo, también han tenido ocasión de comprobar en directo en qué consiste eso del ‘metaverso’.

¡La vida, que ha cambiado!