Lo que puede hacer el ayuntamiento frente a la subida de la luz

El abuso en los precios de la electricidad es uno de los mayores quebraderos de cabeza de las familias segovianas y de nuestras pequeñas y medianas empresas. Un peso, el de la factura de la luz, que cae como una losa en las economías domésticas, y que no ha parado de crecer desde que Aznar liberalizó el sector. Gracias a ello y desde entonces, las familias han pasado a pagar más del doble en la factura de la luz. Además debido a la privatización de la empresa pública de energía ENDESA, que inició el PSOE y concluyó el PP, el Estado perdió una herramienta fundamental para garantizar precios razonables para un bien esencial como es la energía, tal y cómo hacen países nada sospechosos de ser radicales de izquierdas como EEUU, Alemania o Canadá.

Siempre he pensado que las personas, como los proyectos políticos, somos lo que hacemos. Por eso, dentro del margen de maniobra que sí tiene el ayuntamiento, hemos propuesto esta semana la creación de un nuevo servicio municipal: una Oficina Municipal de energía y sostenibilidad, un servicio público que ofrezca formación, información y asesoramiento a familias, comunidades de vecinos y pequeñas y medianas empresas de la ciudad para prevenir la pobreza energética, potenciar la eficiencia, las energías renovables y ayudar a reducir la pesada carga de la factura de la luz, que lastra la economía de los hogares y la competitividad de empresas segovianas.

Lo que proponemos es que esta oficina funcione como un espacio de referencia para la ciudadanía y los profesionales segovianos donde puedan recibir información presencial y telemática sobre las ventajas y normativas del autoconsumo eléctrico y energías renovables, sobre los tipos de tarifas disponibles y contratos más adaptados a sus necesidades, sobre cómo solicitar el bono social o las diferentes ayudas de las administraciones para instalar placas solares, entre otras muchas cuestiones. Este servicio, que se puede poner en marcha con recursos propios del ayuntamiento y con la colaboración de algunas de las ONGs o entidades segovianas especializadas en sostenibilidad, supondría un gasto mínimo para el ayuntamiento, y conseguiría un retorno social, ambiental y económico enorme.

La ciudadanía demanda soluciones urgentes, y también desde lo local hay muchas cosas que se pueden hacer

Sin embargo, la historia se repite, y las milongas también. Frente a nuestra propuesta, este fin de semana hemos visto a la plana mayor del PP segoviano, panfleto en mano, vendiendo su “receta” para abaratar la factura de la luz, que más bien debían llamar su receta para mantener intactos los beneficios de las eléctricas a costa de las familias y PYMES españolas: los senadores y diputados del PP de Segovia pretenden que la fiesta de las eléctricas la sigamos pagando los contribuyentes . Por eso piden la supresión del impuesto a la producción de electricidad, que deberían abonar las empresas; o que con los 2.300 millones de los derechos de emisión de CO2, que es un dinero de todos los españoles, financiemos el margen de las eléctricas para nuevas subidas del precio de la luz. Recordemos lo qué ha sucedido con la reciente bajada del IVA aprobada por el Gobierno central: en menos de dos semanas esa rebaja se la habían comido las obscenas y continuas subidas de precios, sin que prácticamente tuviera repercusión en la factura de hogares y empresas, lamentablemente.

No es tiempo de resignación, tampoco de ruido, de pataleos o de engaños para proteger a los de siempre. La ciudadanía demanda soluciones urgentes, y también desde lo local hay muchas cosas que se pueden hacer para ir avanzando en un modelo energético más barato, más verde, más justo, que no dependa del chantaje del oligopolio eléctrico. Por nuestra parte, en ello estamos.


(*) Concejal de Podemos-Equo en Segovia