Lo del fiasco del “Centro Logístico” debería servirnos para espabilar

Parece ya algo más calmado el oleaje que levantó la decisión del Ministerio de Defensa aunque en la resaca del “sálvese quien pueda” se hayan depositado en la cala de la frustración impurezas de todo tipo con un denominador común: la culpa es de los otros que ni se movieron para apoyar la candidatura de Segovia a fin de haber sido sede del Centro Logístico del Ejército de Tierra. Y eso no es —en mi opinión— exactamente cierto. La culpa es de todos, no sólo de la alcaldesa Luquero (aunque mayoritariamente) a quien pretenden responsabilizar únicamente (no sin razón) sino igualmente de instituciones, parlamentarios, partidos políticos, que no arroparon en su día lo que podría haber sido una inmejorable ocasión de progreso y desarrollo para contribuir a sacar a Segovia en buena parte de la atonía que desde hace lustros viene arrastrando en un eterno futuro. Vamos a ver. Si empezáramos por el Ayuntamiento, habría que involucrar a los 25 concejales, puesto que todos forman parte —se supone— de una intención común que los llevó al Consistorio (el progreso de Segovia) y si el proyecto que se presentó en su día si es que asi fuera) —alertado en su dia por el parlamentario popular Jesús Postigo— no lo fue en debida forma y bien construido ,suficientemente sustentado en los argumentos que exigía semejante hecho, debió verse a tiempo por todos y no escaquearse ahora en una ingenua justificación. Y de haber sido sólido el proyecto ,puesto que robusto iba a ser el resultado, debería haber sido apoyado no sólo por concejales y parlamentarios socialistas (aunque con más motivo puesto que todo se iba a cocer en casa) sino también por el grupo de la oposición (que en estas cosas debería olvidar su posición política y aplicar la del interés y el servicio común) e incluso tanto por la Cámara de Comercio y la FES así como por la Diputación dado que el proyecto tenía mayor alcance que el estrictamente local y por la Junta de Castilla y León como Comunidad de la que podría hurtarse sin duda además la presencia y la permanencia de un Centro de gran trayectoria como el Parque y Centro de Mantenimiento de Sistemas Acorazados conocida como Base Mixta de gran asentamiento, cualificación y solvencia internacional desde su territorio autonómico. Y haber contado, al tiempo, con los parlamentarios nacionales como más próximos a los centros de influencia y decisión. Algunos incluso desde dentro de la Comisión de Defensa del Congreso y del Senado de la que forman parte lo que les obligaba a estar más informados de lo que se cocía en el puchero de las decisiones importantes como era el caso. Luego la cuestión es de todos. No sirven exculpaciones.

Bien pero dicho ésto (que el proyecto de la candidatura adoleció —supongo del suficiente y riguroso estudio donde se cimentara) habría que haber hecho algunas aportaciones que hubieran enriquecido el planteamiento que sugería la candidatura segoviana. Lo digo para sucesivas ocasiones—. Veamos.

Primero.— Que además de los terrenos, las comunicaciones, el aeropuerto, la alta velocidad etc. Segovia, además, se enriquecía con una profunda vocación artillera datada desde la creación del Real Colegio de Artillería en 1764 por el Conde de Gazola, reinando Carlos III y donde se contó con profesores de la talla de Luis Proust —entre otros— que la dio desde aquí rango universal y al Colegio (y en consecuencia a la propia Segovia que lo acogía) con su Ley de las Propiedades Definidas. Que no fue poca aportación. Desde entonces la identificación de Segovia con su Academia ha sido ciertamente entrañable. Tan es así que en junio de 2014 al cumplirse los 250 años de su existencia se la distinguía con la Medalla de oro del Alcázar de Segovia, que la impondría el Rey Juan Carlos I. Quien por cierto ya la tenía también desde 1.995.

Segundo.— Que desde 1.902 en que fue creada como Maestranza de Artillería Segovia tutela el Parque y Centro de Mantenimiento de Sistemas Acorazados (antes Base Mixta de Carros de Combate y Tractores hoy amenazada de desmantelamiento ante ese nuevo giro del Ministerio de Defensa fijando su Centro Logístico en Córdoba; y que ésa infraestructura segoviana, con entusiasmo y esfuerzo ha venido incorporando los adelantos más punteros para mejorar su función y estar al dia en tecnología digitalizada que incluye, incluso, la producción propia en sus talleres de piezas de precisión descatalogadas aplicables a la reparación de blindados. Superación que en 2002 (al cumplirse su II Centenario )el Ayuntamiento le impuso la Medalla de Oro de la Ciudad y en julio del 96 se le concediera al Centro el Certificado de Calidad por su importante trabajo.

Tercero.— Por si fuera poco y a mayor abundamiento como merecimientos para que se hubiera tenido en cuenta a la hora de evaluar los méritos de cada candidatura (al margen de cacicadas políticas) también serian de resaltar (con la humildad precisa pero también con contundencia) los generosos gestos que durante tantos años tuvo Segovia con el Ejército. Algunos de éstos se recogían en un escrito del entonces alcalde de Segovia en 1944 cuando por la Junta Regional de Acuartelamiento del Ejército era requerido –una vez más- para que Segovia cediera generosamente el edificio convento histórico de Sanct Espiritus, a lo que Reguera contestaba “cúmpleme hacer saber a V.I que efectivamente este Ayuntamiento tiene plenamente acreditado su patriotismo y amor al Ejército como lo atestiguan las múltiples donaciones gratuitas que en su favor ha hecho, entre las que se citan:

— El edificio Casa Grande para Cuartel del Regimiento de Artillería.
— Los extensos terrenos colindantes para otras instalaciones y servicios anexos.
— Adquisición y derribo de casas limítrofes para dar perspectiva al Cuartel.
— Adquisición de trece casas y su derribo a fin de construir la pista de Baterías al Cuartel.
— Adquisición de los terrenos de particulares que hubo de atravesar la misma para su unión a tal finy lo mismo los que eran de propiedad municipal.
— 25.000 m2 para instalación de la Base de Carros de Combate y adquisición de propiedades particulares para el mismo fin.
— Un solar de 10.000 m2 para edificar un Cuartel para la Guardia Civil,etc.

Cuarto.— Pero además hubiera podido añadirse en ese marco de colaboración y generosidad de Segovia con el Ejército la cesión de uso para que éste dispusiera de 120 hectáreas al pie del Cerro Matabueyes que ha venido utilizando la Academia (junto con las instalaciones y terrenos del Polígono de Baterías) como campo de prácticas de tiro hasta su reciente reconversión en “tiro virtual” terrenos que, por cierto, aparecen calificados en el PGOU como “equipamiento militar”.

Por todo ello “La calle” entiende que así deben plantearse las cosas de interés general que obligan a todos. A unos más que a otros.

De modo que por lo que se ve en este caso sí que contábamos con elementos suficientes para su incorporación al dossier de la petición expresada para argumentar una sólida y sugestiva candidatura a fin de haber ubicado aquí el dichoso Centro Logístico. Lo que pasa es que estas cosas exigen una puesta el común (por encima de sectarismos) un esfuerzo conjunto y un entusiasmo colectivo. Pero Segovia es como todos sabemos: más dada al lamento a destiempo que a un empuje entusiasmado de cualquier iniciativa. En este caso de progreso.