Libertad

Últimamente se habla mucho en distintos medios nacionales de la palabra Libertad, eslogan de la presidenta Ayuso en su campaña de la Comunidad de Madrid.

Unos lo critican abiertamente diciendo que no se apropie de ella y de la inconveniencia de utilizarla por un aprovechamiento personal de la misma. Otros, de forma más sutil, vienen a decir, que utilizar libertad es querer decir que los demás no la practican.

Hacer cualquier eslogan requiere una capacidad de síntesis enorme y con lo que dices, en general, no se pretende siempre agredir a nadie o descalificar a alguien ni hacer un aprovechamiento del lenguaje o palabras utilizadas, —o quizá sí—, sino expresar y transmitir tu ideario, tus convicciones, tus principios; si ese eslogan coincide con el sentimiento generalizado de una parte de la sociedad, por algo será.

Todas las semanas estoy cómo poco tres días en Madrid y he visto los eslogan de todos los partidos.

Tres de ellos utilizan la palabra Madrid en su eslogan y no por que otros no lo hagan signifique que no les importe Madrid, o quién lo haga, que se aprovecha de utilizar la palabra Madrid. Otro dice “Por lo que de verdad importa” y esto no significa monopolizar la palabra verdad y ni tan siquiera, que a los demás no les importa la verdad. Y otro, “Que hable la mayoría”, no queriendo decir que sólo pueden votar las mayorías y que a las minorías que les den.

Acaso cuando el PSOE utilizó el eslogan “Socialismo es libertad” ¿quería decir sólo que el resto de formaciones políticas no lo eran? o quizá ¿qué recuperaban la libertad dejando el marxismo?

Hasta ahora, ninguno de los que critican ha dicho nada de la apropiación de la palabra Progresismo por parte Sánchez, de la misma forma que ahora lo hacen con la palabra Libertad por parte de Ayuso. ¿Porqué ahora no con la Libertad y hasta ahora sí con la palabra Progresismo?

No es pues la utilización de la palabra sino la excusa para criticar porque escuece que Ayuso y el PP defienden y, por tanto se identifican, con la situación personal, profesional, social, familiar y anímica de los madrileños en estas elecciones, frente al oscurantismo, falta de transparencia, la mentira y el aprovechamiento sectario del Gobierno de España.

La palabra libertad significa también esperanza, certidumbre, seguridad, responsabilidad, esfuerzo, empleo para alcanzar los sueños de cada uno, pagar menos impuestos, libertad en la educación, cuestiones que ni ofrece ni garantiza el Gobierno de Sánchez ni el candidato Gabilondo, pero sí Ayuso y el PP.
——
(*) Diputado por Segovia.