La UME agraria

A mediados de este mes nos hemos visto agraciados con un temporal de nieve. Dice el refranero que año de nieves año de vienes, y todos disfrutamos con la caída de los copos y haciendo muñecos; pero hay que reconocer que es un trastorno y una molestia a la hora de desplazarnos tanto en coche como andando.

En las grandes ciudades todavía coletean las dificultades ocasionadas por dicho temporal, aún habiendo contado con la inestimable ayuda de la UME, he innumerables operarios. Por nuestras tierras, la España despoblada, repleta de pueblos algunos, sobre todo los más al norte, azotado a menudo por temporales y con un mínimo número de habitantes, solo contamos con la ayuda de los que algunos han dado por llamar la UME agraria; no es otra que ese ejército de agricultores y ganaderos, que de una manera desinteresada y solo con el beneficio de ayudar a sus vecinos, están en todas esas situaciones en las que se les necesita. Quitando nieve, haciendo corta fuegos en los incendios forestales, ayudando a remolcar coches atrapados, etc. Este sector, que el año pasado antes del inicio de la pandemia veíamos reclamando mejores precios y un salario justo. Este sector, para los que los políticos tienen muy buenas palabras en tiempo de elecciones y muy pocos hechos cuando gobiernan. Vaya para ellos nuestro agradecimiento.


Javier Rodrigo