La reseña de la parroquia de Santa Eulalia

El próximo año 2023 corresponde celebrar la fiesta de La Catorcena a la parroquia de Santa Eulalia, cogiendo el relevo de San Juan de los Caballeros que ha sido asumida y celebrada muy dignamente por la parroquia del Santo Cristo del Mercado.

La Reseña de La Catorcena anuncia a los feligreses y vecinos de la parroquia de Santa Eulalia que, el próximo año 2023, les corresponde la celebración de la fiesta eucarística de La Catorcena. Durante este año de preparación, se forma la correspondiente Junta de Catorcena que se encargará de diseñar y programar los actos festivos de esos días tan especiales. Encabezada por los párrocos, en esta Junta han de estar representados todos los grupos, cofradías y hermandades parroquiales y en ella expondrán sus ideas y proyectos, de cara a la celebración de la fiesta el primer fin de semana de septiembre. En esta ocasión, a una parroquia como Santa Eulalia, con una historia catorcenal tan antigua, no es necesario recordar el significado y la esencia de esta fiesta eucarística. El barrio sabe muy bien qué celebra, cómo lo celebra y por qué lo celebra. La Catorcena honra a Cristo presente en el Santísimo Sacramento y suscita en torno a Él un movimiento de devoción con un sentido reparador, dinámico y evangelizador, lleno de caridad hacia los hermanos más desfavorecidos.

Era costumbre en las parroquias adheridas a esta fiesta de la Catorcena, aprovechar el año correspondiente y el previo para realizar obras de mejora en el templo.

En este caso la parroquia, ha realizado una obra de gran envergadura como ha sido la reconstrucción de los locales parroquiales, tras las obras llevadas a cabo en el año 2005 en que se tiraron los ya existentes para dejar a la vista tanto el muro como la portada románica, quedando a un nivel más bajo respecto al de la calle, esto provocó graves problemas de humedad en el interior del templo, y ha motivado que se vuelva a levantar lo que no se debía haber tirado.

Sería también una buena ocasión para rematar la obra de restauración que se hizo en la portada del templo que da a la calle José Zorrilla, donde en el año 2009, se descubrió una hornacina rodeada de pinturas murales, que albergaba una imagen de piedra caliza policromada de la Virgen de la Piedad, de la que se desconocía su existencia. La imagen, fechada entre los siglos XV y XVI fue restaurada en el año 2019 y colocada en la nave interior de la iglesia, comprometiéndose en ese momento la Junta de Castilla y León, organismo ejecutor de las obras, a realizar una copia exacta de dicha imagen para colocarla en el lugar original para el que se hizo, es decir, la hornacina de la fachada. Hasta el momento no se ha hecho y es una lástima pues, la colocación de esta réplica, pondría en valor una pieza que los restauradores y técnicos consideraron como uno de los pocos ejemplos de tallas en caliza policromada que se conservan en la provincia de Segovia.

La vinculación de Santa Eulalia con La Catorcena es, quizás, mayor que el de otras parroquias, pues tiene el privilegio de celebrar anualmente “La Catorcenilla”, el segundo domingo de septiembre. Este privilegio les viene de muy atrás, ya que, en el año 1470 el rey Enrique IV, fundó en esta parroquia la Real Cofradía del Santísimo Sacramento y le concedió la gracia de celebrar esta fiesta sobre otras parroquias.

Poco tiempo después, quizás por la ubicación de los templos, se compartió este privilegio con las parroquias de San Martín y Santa Columba, siendo únicamente Santa Eulalia la que ha conservado, e incluso actualizado a los nuevos tiempos, esta fiesta eucarística, pues la ha convertido en la fiesta popular del barrio, realizando no sólo los actos propiamente religiosos de misa solemne y procesión por las calles, sino que son muchos los eventos de carácter popular que realizan el segundo fin de semana de septiembre.

Y digo que es la única que lo celebra con gran solemnidad porque la parroquia de San Martín, debido al escaso número de feligreses que la compone, se limita a celebrar “La Catorcenilla”, con una misa, seguida de una sencilla procesión por el interior del templo. Por su parte, la parroquia de Santa Columba dejó de celebrarla desde que hundió la torre de la iglesia y, aunque la Hermandad de Santa Columba, tras la reconstrucción de la pequeña capilla en el solar donde se encontraba la iglesia, empezaron a celebrar una misa el domingo correspondiente, presidida por el recordado sacerdote y canónigo de Mondoñedo D. Santos Sancristobal, desde su fallecimiento creo que no se ha vuelto a efectuar. La Catorcenilla tenía, o mejor tiene, unas fechas concretas para su celebración de modo que, tradicionalmente, el primer domingo de septiembre, se celebra solemnemente la fiesta de La Catorcena por parte de la parroquia a la que corresponde por turno su celebración. El segundo domingo celebra La Catorcenilla la parroquia de Santa Eulalia. El tercer domingo le correspondía a la parroquia de San Martín, concluyendo las celebraciones de La Catorcenilla el último domingo de septiembre Santa Columba. Es verdad que las fiestas del tercer y cuarto domingo pasan desapercibidas incluso para muchos de los feligreses habituales de esas parroquias, pues además coinciden con un culto tan tradicional e importante para la ciudad de Segovia como es la Novena en honor de la Virgen de la Fuencisla, a la que asisten cientos de fieles. Por eso, no sería descabellado plantearse cambiar de fecha esos dos últimos domingos de septiembre de Catorcenilla a otras fechas más próximas, por ejemplo, en el mes de octubre, para intentar recuperar y celebrar con más ahínco este privilegio eucarístico que es La Catorcenilla.