La prueba del 9: Sánchez es el problema

El PSOE, si quiere sobrevivir, haría bien en hacer una lectura correcta de lo que ha ocurrido en Galicia: el rechazo a Pedro Sánchez ha sido inconmensurable, y se suma al rechazo que siente un porcentaje también inconmensurable de otros españoles. La prueba es que en los últimos meses el partido se ha quedado en las raspas: solo un gobierno regional con mayoría absoluta, el de Castilla-La Mancha, con Page además como punta de lanza del antisanchismo. Más los de Asturias y Navarra, con Barbón y Chivite, a través de pactos que no gustan a infinidad de socialistas.

Entrada la noche electoral, ya conocidos los resultados demoledores para el PSOE, la nueva portavoz del partido, que no admitió preguntas, hacía un análisis alucinante: la izquierda había incrementado su presencia en Galicia desde las elecciones del 2020. Hay que ser muy cínica para hacer suyo el éxito del partido que representa Ana Pontón, hoy importante líder de la oposición gallega. Por no mencionar que ese tipo de reflexiones llevan a la conclusión de que la nueva portavoz del PSOE debe creer que los españoles son analfabetos funcionales y no conocen la política española. Aunque la portavoz se limitó a trasladar a los periodistas, estupefactos, lo que le habían indicado sus superiores del partido.

El PSOE se acaba si Sánchez no corrige drásticamente su trayectoria. El PSOE ha llegado a su final si Sánchez sigue empeñado en hacer política a favor de Puigdemont en lugar de hacer política a favor del PSOE. El PSOE desaparecerá si Pedro Sánchez continúa al frente de un partido con una historia que llena de orgullo a media España aunque no le haya votado nunca, y que hoy está en manos de un hombre que representa lo peor de la clase política, que cuenta con un equipo que no tiene más ideas que decir que sí a todo lo que indique su secretario general, aunque sea algo tan indecente como poner el partido, y el gobierno, a disposición de un prófugo de la justicia que se mueve al margen de la Constitución y pretende independizarse de España… pero utilizando a su favor, gracias al presidente de gobierno, las leyes españoles que le convienen, los dineros de los impuestos de los españoles, los cargos de importantes organismos españoles, y todo lo que Sánchez está dispuesto a concederle a cambio de un puñado de votos. Por no mencionar que otro de los soportes importantes de Sánchez es un partido que tiene su origen en una banda terrorista y que no tiene el menor pudor en incluir en sus listas a condenados por terrorismo.

Los gallegos se han inclinado mayoritariamente por el PP de Feijóo y Rueda, pero sobre todo han dicho basta a un personaje al que rechazan con toda su alma, porque lleva a Galicia, y a toda España, al desastre. De momento, ha llevado al desastre a su partido. Que no se repondrá del fiasco actual si no se deshace de Pedro Sánchez Pérez- Castejón.