La Infanta nacida en Valsaín que gobernó los Países Bajos

No-me-lo-puedo-creer ¿Qué no sabe que  Felipe II y su tercera esposa, la francesa Isabel de Valois, tuvieron una hija (primera de sus tres hijos), Isabel Clara Eugenia y que ‘a posta’ viajaron hasta el Palacio de Valsaín (1) –al que cuando menos una vez al año llegaba el Rey-, para que naciera en el referido lugar?

Tampoco –según lo que usted de lejos vea-, ha transcurrido tanto tiempo de aquello. La susodicha Infanta llegó al mundo el 12 de agosto de 1566. Festividad de Santa Clara. Pocos días después fue bautizada en el mismo palacio. Al respecto cuento historia ‘maja’. La fecha elegida para llevarla a la pila bautismal que en la capilla del Palacio había, fue el 25 del referido mes, festividad del Señor Santiago Apostol. Más, hete aquí, que correspondiendo por jurisdicción eclesiástica al obispo de Segovia, que lo era, Diego de Covarrubias, este debiera ser quien pusiera el agua sobre la cabeza de la Infanta, pero… siendo  Cura de la Casa Real y Capellán Mayor el Arzobispo de Santiago, Pedro de San Millán, el señor Rey se vio cual Salomón teniendo que decidirse por uno u otro. Y ‘tiró por la calle de en medio’ (2).

Llama a su ayudante, o al otro, y le comunica por lo ‘bajini’: ‘el problema ya está solucionado. Acude al Nuncio de su Santidad y dile que el Rey quiere que sea quien bautice a su hija’. Decisión real. Dicho y hecho. Fue así como Juan Bautista Castaneo (Giovanni Battista Castagna), unos meses después elegido Papa y conocido, per  secula seculorum, como Urbano VII, bautizó a la Infanta segoviana.

A lo que te voy, que casi pierdo el hilo. El padre/rey, pasado el prudencial tiempo para que su hija, a la que siempre estuvo muy unido y era la única a quien dejaba ‘mirar sus papeles’, cumpliera años, le otorgó como dote los Países Bajos Españoles. A la infanta le buscan marido y se casa con su primo hermano, el Archiduque Alberto de Austria, nieto de Carlos I de España y 5º de… ‘por allí cerca’.

El marido fallece en 1621, dos años antes que Isabel  Clara, manteniéndose ella en el cargo de Gobernadora hasta el final de sus días. Cuando fallece, 1 de diciembre de 1633, el sepelio tiene lugar en la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas. En cuya capital está enterrada.

Del matrimonio entre la segoviana y su primo, nacieron tres reales hijos Anna, Alejandro y Philippe.

Son, fueron, los andares mundanos de una infanta, luego reina gobernadora, nacida en el lugar de Valsain de cuya historia se conoce poco. Puede que, incluso, no tenga rótulo con calle alguna a su nombre por estos alrededores.

________

(1)El palacio de Valsain o Casa de Bosque.

Mediados del siglo XVI. Felipe II (1527-1598), aún príncipe, escogió Valsaín para construir un espléndido palacio flamenco, influido por el viaje que había realizado poco antes (1548-1551) por los dominios de su padre, el emperador Carlos, entre los que visitó Génova, el Tirol, los Países Bajos…

Concebido como un lugar de descanso y recreo, en junio de 1552 comenzaron los trabajos, concluyéndose diez años después; la Corte ya estaba instalada en Valsaín en septiembre de 1562. Allí pasaban los otoños.

Tanto el diseño como su ejecución se realizaron bajo la supervisión directa del rey,  comentando y corrigiendo las soluciones adoptadas mediante anotaciones de su propia mano en planos y documentos. O así. Años más tarde, en 1570, Felipe celebró en Valsaín los festejos de su boda con Ana de Austria. En 1682, durante el reinado de su hijo, Carlos II, se produjo un violento incendio que, si bien ocasionó daños de fácil reparación y no excesivo costo, significó el comienzo de su ruina.

P.D. El Palacio, afectado por las desamortizaciones, fue vendido al mejor postor por el Estado en 1871. Lo adquirió Joaquín Reches Fernández de las Cuevas, junto a otros socios. En la actualidad y desde 2002, es propietaria de las ruinas del Palacio, declarado BIC desde 1931, la Compañía ‘Palacio de Valsaín S.L.’ ¿Objetivo? ‘La reconstrucción del Palacio y su entorno’. Es Consejero delegado de la Compañía, Julio Ariza (18/2/2022).

(2) Tirar por la calle de en medio es un viejo dicho popular aplicado a resoluciones drásticas, donde no importan las consecuencias de los actos. También pudiera interpretarse por atropellar los derechos de los demás para conseguir ciertos fines.