La Edad de Plata de la prensa segoviana

El año 1901 es un año de especial aplicación para Rufino Cano de Rueda. Nada más inaugurarse adquiere la cabecera de El Adelantado, que había fundado en 1880 Antonio Ochoa y que en esos momentos dirigía Rafael, su hermano. Estaba a un tris de la desaparición, agotado en ideas y con escasos recursos financieros. Cano de Rueda lo convierte en El Adelantado de Segovia. Sigue con la programación semanal. Así durará durante diecisiete números antes de que el 16 de octubre de 1901 cambiara su naturaleza de hebdomadario a diario. De ahí hasta hoy.

Es probable que Rufino Cano pensara en el periódico como palanca de entrada en política asumiendo las tesis de German Gamazo y de su Partido Agrario. Nunca lo ocultó.

Pero se quedaría en el extrarradio de lo que supondría a partir de entonces El Adelantado si se hiciera una lectura simplista de su desarrollo como periódico. Estos hombres finiseculares estaban henchidos de un espíritu regeneracionista y de una trabazón con la tierra indiscutible y equiparable a su curiosidad intelectual.

En ese fin de siglo vivieron personalidades como Gregorio Bernabé Pedrazuela, Félix y Segundo Gila, Joaquín de Castellarnau, José Rodao, Daniel Zuloaga, Aniceto Marinas, Joaquín de Odriozola, el Conde de Cheste o el propio Cano de Rueda que compusieron la Segovia de la Restauración y el magma sobre el que después, enriquecido con las aportaciones foráneas, emergió la floreciente Edad de Plata de la provincia. Instrumento fue la renacida Sociedad Económica Segoviana de Amigos del País, que retomaba bríos semejantes a los de su creación en 1780. Opino que el hecho sintomático que supuso el incendio de El Alcázar en marzo 1862, y los veinte años que transcurrieron hasta que en otro mes de marzo, este de 1882, se iniciara su restauración, sacudieron muchas conciencias. Fueron los años de la crisis intelectual y moral segoviana, con una ciudad empobrecida en todos los órdenes, y de la que surgieron estos prohombres regeneracionistas.

El mismo año de 1901 se celebró la primera Exposición Provincial en nuestra ciudad, concretamente en otoño de 1901. Rufino Cano fue su secretario. Artísticamente, sobresalieron Aniceto Marinas, Toribio García o Xavier de la Pezuela.

Fueron momentos álgidos los primeros treinta años de siglo en la prensa segoviana

Por esas fechas, El Adelantado de Segovia vio la luz como diario titulándose “periódico político, literario y de noticias”. De carácter conservador en lo social y liberal en lo económico, luchó contra la política arancelaria del Gobierno que perjudicaba los intereses agrarios segovianos al quedar marcado el precio de los cereales mientras se protegía la industria textil catalana. Pero acogió en sus páginas a voces nuevas del periodismo, como Colombine (en 1903) o a Ramón Gómez de la Serna, que escribió durante varios años. En sus páginas publicaron sus primeros versos Juan José Llovet, Alfredo Marquerie, Mariano Quintanilla, Mariano Grau, Juan de Contreras o Dionisio Ridruejo. Tuvo pronto una página literaria, dirigida por José Rodao —17 de septiembre de 1906—, a semejanza de Los lunes de El Imparcial, una página pedagógica mensual y otra de carácter médico. Pocos periódicos le habían prestado tanta atención y tan temprana a Ignacio Zuloaga, amigo íntimo de José Rodao. Recibió la censura de Primo de Rivera cuando recogió en portada una conferencia crítica de Díaz-Canejas, ex gobernador civil. El 2 de agosto de 1928, ufano hacía pública la contratación de Manuel Chaves Nogales para publicar sus crónicas sobre la Rusia bolchevique. Cuando Rufino Cano —o Luis, su hijo— se dio cuenta de que su periódico adoptaba un papel muy conservador con la pluma de Alberto Camba o Marcial Garrido —su seudónimo— contrató a Francisco Martín y Gómez para equilibrar la balanza. De la misma manera que escribieron notables corresponsales progresistas como Fermín Cristóbal —luego asesinado en Dachau— o Antonio Linage. Fueron momentos álgidos los primeros treinta años de siglo en la prensa segoviana. Fantásticas publicaciones como Diario de Avisos de Segovia, La Tierra de Segovia, Segovia, Heraldo Segoviano, manantial, Universidad y Tierra o Segovia Republicana contribuyeron al enriquecimiento intelectual de la Edad de Plata de la cultura segoviana. Algunos estuvieron durante diversas épocas. El Adelantado las ocupó todas.