La cuadratura del círculo

He de reconocer que aún soy capaz de sorprenderme ante otra perversión e infamia que se va a producir las dos próximas semanas en el Congreso de los Diputados.

Las dos próximas semanas se va seguir debatiendo en el Congreso, y serán aprobadas con el cinismo de Sánchez y sus mariachis, por un lado, el Proyecto de Ley para la protección de las personas que informen sobre infracciones normativas, es decir protección de los denunciantes de corrupción, como transposición de una Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo, aprobada en 2019 y por otro, la modificación de la Sedición y Malversación tipificadas en el Código Penal español.

Resulta perverso e infame, que mientras que por un lado el gobierno y sus socios dicen que quieren proteger a las personas que informen de posibles casos de corrupción, por otro, cambien el Código Penal, en concreto la sedición y la malversación, con el único propósito y objetivo de beneficiar a los golpistas catalanes, para que si vuelven a dar un golpe de estado contra la unidad de España deje de serlo, y modificar también el concepto de la malversación, para que aquellos que hayan sido condenados se les pueda aplicar una nueva Ley más beneficiosa y poderse presentar a las próximas elecciones autonómicas y municipales y también, para que los condenados por el caso de los ERES de Andalucía, entre otros el expresidente Griñán, no tenga que entrar en la cárcel y otros, poder salir de ella. Estas dos modificaciones del Código Penal llevadas a cabo única y exclusivamente para salvar a los condenados por sedición en su intento de dar un golpe de estado desde el Gobierno de Cataluña contra España y por otra, para salvar a todos los dirigentes políticos del PSOE de la Junta de Andalucía, ya condenados, que durante años malversaron los fondos públicos del Estado en beneficios de vaya usted a saber quién o quienes, es una perversión e infamia de los partidos que sostienen a Sánchez para que los Presupuestos de 2023 salgan adelante y mantenerle durante los próximos meses en el sillón de la Moncloa. No hay más razones que estas, y lo que me sorprende, a la vista de las encuestas de intención de voto, es que aún muchos españoles y después de todo lo que ha caído en estos cinco últimos años de gobierno de Sánchez, no se percaten de ello, o si lo hacen, no se den cuenta que Sánchez está desmontando el Estado de Derecho que nos había protegido hasta ahora.

Como dice Cuca Gamarra “Los ladrones de dinero público no iban a ser menos que otros delincuentes favorecidos por Sánchez. Le falta aprobar una nueva eximente de responsabilidad penal: ser de izquierdas y socio de Sánchez, tiempo al tiempo”.
——
(*) Diputado del PP por Segovia.