La ciudad que conoció el Conde Gazzola

¡Passsso! Es la palabra más escuchada dentro de la disciplina militar cuando los reclutas, una vez llegaban a los destinos, se iniciaban en la práctica de aprender a desfilar.

Pues ahora me van a permitir que dé paso a otra información. Está ligada con un nombre que fue extraordinario para el Cuerpo de Artillería y, fundamentalmente, para el Real Cuerpo de la Artillería de España y el más cercano a nosotros. el Real Colegio de Artillería de Segovia.

Me sobran razones para no extenderme demasiado con la vida y obras de Félix Gazzola Di Ceretto. Entre ellas porque sobre él, su persona y sus obras se ha escrito la ‘intemerata’ y no estoy por la labor de repetir, reiterar y/o cansar. Por lo expuesto destaco:

-Fue amigo, muy amigo, de Carlos III, que se lo llevó a su equipo; primero le sirvió cuando Carlos era duque de Parma, después como Rey de Nápoles y después de España. Ejerció de mariscal de campo, comandante general de Artillería y teniente general de los Reales Ejércitos (1761). Su sueldo era de 750 escudos de vellón, si estaba en campaña, y la mitad si se quedaba en el cuartel. Sepan, por no dejar nada en la ‘tecla’, que vivió y murió soltero.

-Era (fue) gentilhombre de Cámara, comendador de la Orden de Santiago y administrador de la Encomienda de Carrión en la de Calatrava, teniente general de los Ejércitos de Su Majestad, ministro del Consejo Supremo de Guerra, comandante general del Real Cuerpo de Artillería, coronel de sus cuatro batallones, inspector de las Reales Fábricas de Armas y Municiones…

-Su padre, D. Juan Ángel, fue capitán general en Parma. Sirvió en los ejércitos de Nápoles y españoles. Fue embajador en Londres y seguidor de la masonería.

-Félix, además de Conde de Gazzola lo era también de Esparavera, de Cereto-Landi, Mazineso y Saparava. Nació en Piazenza en 1698 y falleció en Madrid 82 años después.

-Fue impulsor, profesor y continuador del Real Colegio de Artillería, inaugurado en el Alcázar de Segovia el 16/5/1764. Su sueldo era de 14.000 reales/mes. Los profesores de la Academia no llegaban a 900.

-Disponía de tres casas. La de Segovia era de alquiler (lo cuenta Pérez Villanueva). Pagaba renta al Marqués de Quintanar. Estaba situada en la Plaza de la Compañía (hoy Seminario). Esta casa también la ocuparon sucesivos directores del Colegio. La de Madrid se situaba en la c/ San Bernardino. Era ‘señorial’. En ella recibía a muchísima gente. Disponía de más de 200 cuadros y vinos de diferentes países. Su tercera residencia estaba en Piacenza (Italia) (1).

-Tras su fallecimiento fue enterrado en la iglesia/abadía de San Martín, capilla de la Virgen de Valvanera (Madrid). La lápida funeraria fue del escultor Antonio Primo. Llegado Bonaparte, 1809, puso la iglesia ‘patas arriba’ y el féretro fue trasladado al Convento de la Trinidad, donde estuvo hasta ¿1880? cuando fue llevado al Museo Arqueológico Nacional. En fecha posterior, y ya definitivamente, al Museo del Ejército.

-Fue un extraordinario y ejemplar militar, hombre ilustrado y persona de honor –santo y seña militar-, que dedicó una gran parte de su vida a organizar la artillería española. Estaba en posesión, por innumerables merecimientos, de la Gran Cruz de Carlos III.

Gazzola vivió mucho y dejó ‘señales’ por el camino. Algunas de ellas reflejan bien su carácter y conocimientos de los lugares que recorrió. A los efectos de más conocer al hoy protagonista de estas líneas, encontré –buscando, eso sí-, la contestación dada a una carta que le había dirigido desde Italia Tomás de Morla, luego cadete, en el año 1774. Observe quien leyere el conocimiento que Gazzola tenía sobre la Segovia de aquel tiempo.

‘…Usted me dice que es recogido y misántropo y que no se dedica a otra cosa que no sean sus estudios, y esto es conveniente porque viniendo de Italia y del paraíso terrenal que es Florencia, donde reside, no se habituará fácilmente a estar en Segovia. Yo, después de tantos años aquí, todavía no me he acostumbrado. Y que no sea mujeriego también es bueno, porque las mujeres de aquí no son como las florentinas, alegres, vivaces, llenas de brío y de pasión; las segovianas son dominantes y peligrosas para un joven’. (1)

Años después, 1776, el referido Tomás, ya estudiante en el Colegio de Artillería, escribía a Gazzola: ‘…Jamás he procurado salir de esta ciudad, aunque tan poco apreciable para vivir, por lo cara, mal temple y ninguna diversión…’

El cadete Marla fue, posteriormente, profesor del Colegio.

Para el ‘punto final’ recojo datos de la creación de la Asociación de Antiguos alumnos del Real Colegio de Artillería ‘Conde de Gazzola’. Fue constituida el 30 de enero de 2016, con la asistencia de 124 artilleros pertenecientes a 52 diferentes promociones. Su lema, recogido del Himno de Artillería ¡Marchemos siempre Unidos!

===========

(1) El Ayuntamiento de la ciudad dio el nombre de Gazzola a tramo de vía urbana comprendido entre la Plaza del Seminario (Ahora Adolfo Suarez) y Obispo Gandásegui. Tiene un recorrido de 71 metros.

(2) Chaves Martín. ‘El Viaje y sus relatos’. Revista de Comunicación y Tecnologías emergentes. Volumen 10; Año 2012.