La Casa de corrección de holgazanes y vagos

Por husmear encontré pequeñas noticias ocurridas del siglo XVIII. Como ejemplo: ‘Por Real Orden de cuatro de abril de 1787, se suprime en Segovia la orden de Canónigos Regulares de San Antonio Abad’. Los monjes ocupaban una Casa/hospital en la parroquia de Santa Eulalia que, en un Breve dictado el mismo año ya había extinguido el Papa Pio VI. La Ciudad acuerda destinar el lugar y sus rentas, alrededor de 5.000 reales/año, a una casa de «corrección de holgazanes y vagos» que no sirvieran «para el uso de las armas», donde también se admitían mujeres. El señor obispo, Juan Francisco Jiménez del Rio, había pedido al Ayuntamiento mantener el hospital. Ni caso le hicieron. Sepa quién leyere que el lugar fue después, y sigue siendo hoy, Cuartel de la Academia de Artillería.

Hace tres cuartos de siglo. El BOE publica una disposición de la Dirección General de Enseñanza Primaria, sobre la adquisición por el Estado del Palacio del Cardenal Espinosa, situado en la calle del Espino de la localidad de M.M. de las Posadas. En él se ubicaron las escuelas de Primera Enseñanza. El Estado pagó a sus propietarios (Víctor y Obdulio Mata) 200.000 pesetas. Con ello se evitó la ruina del edificio.

Era el mes de julio de 1892. El Ramo de la Guerra solicita de la Ciudad, a través de su ayuntamiento, terreno para la construcción de un hipódromo. Diecinueve años después de aquello tras los trámites pertinentes, se concede, ya sobre proyecto y planos, el lugar donde se ubicaría: las inmediaciones de la Plaza de Toros ¿Hace falta decir cómo acabó tal iniciativa?

Mini biografía

Jerónimo de Alcalá y Yáñez de Ribera, Murcia, 27/3/1571 – Segovia, 2/XI/1632.

Del que fue médico y escritor, se mantuvo durante mucho tiempo que había nacido en Segovia. No fue así. Jerónimo de Alcalá, demostrado documentalmente, nació en Murcia, parroquia de San Pedro, donde fue bautizado el 27/3/1571. Sus padres fueron Hernando Yáñez, natural de Murcia, y Petronila de Ribera, segoviana.

Comenzó estudiando Teología, que no acabó, recibiendo lecciones del propio fray Juan de la Cruz en los Carmelitas. Sí concluyó los de Medicina y Cirugía, con los que daba continuidad a una prolongada tradición familiar (médicos fueron su abuelo, su padre y varios de sus hermanos). Los llevó a cabo en la Universidad de Valencia.

Regresó a Segovia, ciudad de la que ya había sido vecino en su infancia y juventud, y comenzó a ejercer su profesión, lo que haría hasta el fin de sus días.

Contrajo matrimonio dos veces: la primera en 1602, con María Rubión Rada con quien tuvo doce hijos, de los que vivían nueve cuando murió; la segunda en 1628 con la vallisoletana Isabel de Briones, de 40 años, a los pocos meses de haber enviudado. El doctor fallece en Segovia el 2/11/1632, en la casa donde había habitado durante varios años, situada en el número uno de la plaza de Medina del Campo. Así lo recuerda una lápida que se colocó en 1932.Tercer centenario de su fallecimiento. Fue enterrado en la parroquia de San Sebastián.

Alcalá Yáñez desarrolló plenamente su profesión en Segovia. Así lo afirma Manuela Villalpando, que examinó cientos de documentos sobre el médico y escritor. Aparte de su clientela particular y de estar contratado por el Ayuntamiento, fue médico del convento de San Vicente, Mínimos de la Victoria, San Francisco, la Trinidad, San Agustín. Tuvo ‘contrato’ con la Hermandad de Tundidores y Perailes; atendió los enfermos de la Beneficencia en el Hospital, a la fundación de ‘Niños de la Doctrina’, a los pobres vergonzantes…

En su ‘tiempo libre’ se dedicaba, además de escribir, a la administración de bienes de varios particulares, lo que, añadido a la herencia de sus tíos, le permitía mantener a su numerosa familia e invertir su dinero en la adquisición de viviendas. Un claro ejemplo: hubo un momento en su vida en que toda la calle de Gascos era de su propiedad. Su residencia habitual, su casa, se situaba en la esquina entre la calle Real y la plaza de Medina del Campo.

Como escritor fue también prolijo. Sus títulos más destacados fueron ‘Milagros de la Virgen de la Fuencisla, grandezas de su nuevo templo y fiestas que en su traslación se hicieron por la ciudad de Segovia de quien es Patrona’ (1615); ‘Alonso, mozo de muchos amos’ (1624) ‘El Donado Hablador’ (1626)…