Juan Carlos Manrique – Confinamiento y rehabilitación

1998

Ni que decir tiene que el estado de alarma en el que estamos inmersos nos ha cambiado nuestros hábitos de vida. La cotidianidad de antes se ha visto alterada Son muchos los consejos que nos dan para gestionar mejor las 24 horas del día. Son abundantes las alternativas creativas que muchas personas manifiestan y las hacen públicas en las redes sociales. Sin embargo, me gustaría comentar la situación que viven los deportistas en estas condiciones actuales.

Hemos visto a muchos deportistas de élite cómo realizan sus planes de trabajo en espacios de sus casas que muchos gimnasios quisieran para ellos. Otros disponen de jardines espaciosos donde realizar tablas gimnásticas de acondicionamiento y tonificación para la mejora cardiovascular. Pero la realidad es que en la gran mayoría de los casos deben adaptarse a la condiciones de su vivienda para seguir entrenando y no perder el estado de forma que habían adquirido a estas alturas de la temporada.

Quizás esta situación que perciben estos protagonistas la sientan con cierto estrés emocional, igualmente que si estuvieran en un proceso de rehabilitación de una lesión. Ya no se comparte con los compañeros de equipo, se dejan de hacer actividades extradeportivas que mejoraban las relaciones interpersonales y, en consecuencia, se producen alteraciones psicológicas relacionadas con una mayor irritabilidad, hostilidad, unos pensamientos negativos o de tristeza.

La incertidumbre por saber si van a continuar compitiendo esta temporada, la sensación de no conseguir mejorar el rendimiento o la inseguridad por el futuro deportivo y profesional someten a estos deportistas a vivir esta experiencia de confinamiento como una situación amenazante.

La vuelta a los entrenamientos y la competición es un objetivo a corto plazo que se marcan ahora los deportistas. Sin embargo, ante la incertidumbre por la duración del estado de alarma solo queda animarles a que sigan la reclusión en sus hogares con el espíritu de superación que siempre les ha caracterizado.