Juan Antonio Folgado Pascual – Balance de empleo y paro en 2019 (y II): Segovia

52

Dado que la Encuesta de Población Activa (EPA) es una encuesta diseñada por el INE para estimar y analizar los datos del mercado del trabajo a nivel nacional y de algunas comunidades autónomas de cierto tamaño demográfico, en provincias pequeñas como la nuestra los datos publicados no son suficientemente representativos, debido a los importantes errores derivados de la escasa dimensión de la muestra, que en el caso de Segovia se encuentran en la última entre el +/- 21% y el +/- 11,5%, según a qué variable nos refiramos, por lo que los datos publicados ni siquiera tienen valor orientativo razonable. Concretamente, la cifra de ocupados publicada en la EPA del 4º trimestre sería en el caso de nuestra provincia de 71.600 con un aumento neto de 5.100 empleos (7,5%); en cuanto al paro estimado por diferencia entre la población activa y el número de ocupados, Segovia tendría 9.000 parados, lo que supone un aumento anual de 2.200 personas y un crecimiento del 32%, que resulta muy difícil de creer. En estos casos, por consiguiente, lo aconsejable es recurrir a los datos oficiales del registro de afiliados a la Seguridad Social y a la estadística de paro registrado en el SEPE del Mº de Trabajo.

Pues bien, en la provincia de Segovia el paro registrado a finales de 2019 alcanzaba la cifra de 6.720 personas, reduciéndose en 286, que representa en términos relativos el -4,1% anual, inferior al -5,1% regional pero mejor que el -1,2% nacional. Al igual que sucede en dicho ámbito, esta reducción es significativamente inferior a los 860 parados menos registrados a finales del año anterior. Los grupos de ocupaciones que han protagonizado la reducción del desempleo han sido en Segovia los trabajadores cualificados de la construcción, los peones de la agricultura y de la construcción, los trabajadores no cualificados de servicios, los trabajadores cualificados de industrias manufactureras y los trabajadores sin empleo anterior. Los sectores donde se ha producido fundamentalmente la bajada del paro han sido el agropecuario, la construcción, la hostelería, la industria manufacturera y el comercio, mientras que ha aumentado el paro en actividades sanitarias y servicios sociales, y otros servicios. En enero creció el paro en nuestra provincia en 252 personas, que supone un aumento del 3,75% y que prácticamente contrarresta una buena parte de la reducción obtenida durante el ejercicio pasado. Tampoco nuestra provincia se libra del cambio de tendencia en la evolución de las cifras del paro.

Por otra parte, según la estadística de afiliaciones a la Seguridad Social, a finales de 2019 había en la provincia de Segovia 61.661 personas dadas de alta, lo que representa un aumento neto anual de 681 trabajadores y un crecimiento del 1,1%, casi la mitad de la tasa de aumento nacional y además menos de la mitad del crecimiento del año anterior, lo que confirma el cambio de tendencia que se está produciendo también en la generación de empleo en nuestra provincia. El incremento anual en la ocupación se ha producido esencialmente en el régimen general con un aumento neto de 946 ocupados (un 11,5% por debajo del año anterior) y especialmente en la afiliación de las mujeres que copan el 61% del crecimiento anual, mientras que los autónomos bajaron en 206 afiliados, más del doble que el año anterior. El sector que más incrementó sus afiliaciones a la SS fue el de suministro y depuración de agua (154), seguido de la industria manufacturera (143), la hostelería (129) y la construcción (86), que a excepción de las manufacturas crecieron bastante menos durante el ejercicio anterior; mientras que se produjeron bajadas en el sector agropecuario (-135) y comercio (-3), en contraste con el incremento experimentado en ambos sectores durante el año anterior.

En enero de 2020 se produjo un descenso mensual de 1.270 afiliados a la Seguridad Social, que viene a ser similar al del año pasado, pero un 30% superior al antepasado, por lo que se puede afirmar que los meses de enero de los dos últimos años no han sido buenos para el empleo en Segovia. En esa caída destaca la bajada en la afiliación al régimen general de los trabajadores por cuenta ajena (-676) superior en un 28% a la que tuvo lugar el año anterior; así como la producida en el sistema especial para trabajadores agrarios que redujo en enero 505 afiliados, inferior en un 19% a la del año anterior pero superior en 155 personas a la de enero de 2017. Los autónomos han reducido su afiliación durante el mes en un neto de 84 personas frente a las 128 bajas netas de enero anterior, depurando el efecto del trasvase de 2.053 afiliados producido en el pasado mes desde el régimen especial de trabajadores agrarios por cuenta propia al régimen especial de trabajadores autónomos. Por sectores, destaca el agropecuario con una reducción mensual neta de 526 afiliados similar a enero de ejercicios anteriores, seguido de la hostelería (bares y restaurantes) con 173 afiliados menos en el mes, el comercio y la construcción con bajadas netas mensuales de 104 y 94 personas, respectivamente, debido en el caso de la hostelería y el comercio al fin de la campaña navideña.

Por consiguiente, podemos concluir que el ejercicio 2019 ha sido positivo para la generación de empleo en nuestra provincia, aunque significativamente inferior a los años anteriores, poniendo de manifiesto que el tejido productivo segoviano está acusando la desaceleración económica que se está produciendo en nuestro país, especialmente intensa durante los últimos meses, y que está originando un cambio de ciclo en la creación de puestos de trabajo, lo que, unido a ciertas medidas que anuncia el nuevo gobierno en materia laboral y económica, hace que las expectativas para el empleo en nuestra provincia no sean precisamente halagüeñas para los próximos meses.