Trinitarios, seis siglos en la ciudad y desconocidos

El primer convento fundado en Segovia y en la Alameda, fue el de los Mostenses (Premostratenses), en el año 1179. Era obispo de la ciudad D. Gonzalo (1177-1192) y aquí llegaron desde la provincia de Burgos (Monasterio de la Vid) a petición suya. Después fueron los Monjes Trinitarios, año 1207. Orden que se asentó entre la Vera Cruz, – edificio este posiblemente en construcción-, y el río Eresma. A 100 pasos de la Ermita de La Fuencisla.

Dicho lo… las líneas siguientes se encaminan a dar ‘vida’ a los monjes. Vivieron entre nosotros a lo largo de más de seis siglos y, considero, fueron los más desconocidos de cuantos se asentaron en la ciudad.

Los frailes de la orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos, congregación fundada en Francia por Juan de Mata, llegaron a esta, la nuestra, el 26 de noviembre de 1207. Los primeros en pisar ‘tierra’ fueron los frailes Esteban Monclao, Rodrigo de Peñalba y Guillermo Enrico. Era la avanzadilla enviada por su fundador. Traían cartas de presentación para el Obispo Gonzalo de Miguel (1196-1211), firmadas por el Rey D. Alonso.

El obispo, pocos días después, concedió el terreno -pues del obispado era-, para la nueva Casa. Una vez construido, lo pusieron bajo la advocación de Santa Mª de Rocamador.

Era la sexta fundación que la congregación realizaba en España.

Los primeros inquilinos del convento dijeron que aquel era un lugar ‘inhóspito’ (1). Había filtraciones de agua que llegaban del montículo que tenían detrás, y de la humedad del Eresma, que hasta el siglo XIX se paseo por La Alameda. Pero aguantaron en el lugar cual ‘jabatos’ (2) 359 años.

El convento tenía su entrada en lo que hoy es paseo de Segundo Rincón (San Marcos-La Fuencisla). La escalinata no estaba. Llegó con los Carmelitas. Pero esta es otra historia.

Una de sus características, además de redimir cautivos, fue la fundación de hospitales.’ Los tres hospitales que había en la ciudad (año 1421), eran atendidos por Trinitarios de Ntra. Sra. de Rocamador, Santi Spíritu y Mercedarios de Santa Mª de la Merced’ (3). Los Trinitarios, en aquellos lejanos tiempos, mantenían también una Botica.

En su ‘otro trabajo’, la redención de cautivos, fueron ellos los que lograron la excarcelación de Miguel de Cervantes. Preso durante más de cinco años en Argel. Pagó por ello la congregación trinitaria 500 ducados. Antes de morir el escritor pidió ser enterrado, cuando ello sucediera, en convento trinitario de Madrid (4).

Por el convento segoviano habían pasado muchas generaciones de frailes. Pero… llegó un momento en el que viéndose ‘solos en el lugar’ pidieron al obispo (Diego de Covarrubias, (1564-1577), autorización para ubicarse dentro de la ciudad. Atendida favorablemente su petición adquieren -con medios económicos propios-, dos casas al ‘pañero’ Carlos de Herrera, a la que unen tres más. Todas en la plaza del Mercado (José Zorrilla). ¿Lugar exacto? Sede actual de la Delegación de Educación de la Junta de Castilla y León. Ahí construyen su nuevo convento.

El 7 de abril de 1566, domingo de Ramos, celebran el traslado en procesión desde su iglesia en la Alameda al nuevo. En el lugar, donde también mantienen el hospital, permanecen hasta 1808. Estuvieron prestando sus servicios a los segovianos otros 242 años.

No se marcharon porque quisieron. La ‘culpa’ fue la llegada de las tropas de ocupación francesa de Bonaparte. Ellos arruinaron la iglesia y sus retablos. Si bien se quedaron con el hospital donde atendieron a sus heridos. Cuando los franceses se marchan (1813) ya no pudieron volver los Trinitarios. Si lo hubieran hecho, la 2ª exclaustración (1820) les habría obligado a marcharse. Había nueve frailes en aquel momento.

El lugar, tras el ‘paso’ de los franceses, fue ocupado como cuartel ‘de la Trinidad’ (1835-1904). Lugar que se encontraba en lamentable estado. Con posterioridad, habiendo sido rehabilitado, ‘nace’ el Hospital Militar.

En ese camino recorrido con los Trinitarios de la capital, encontramos ‘réplica’ en Cuéllar. Allí, 1219, ‘creció’ otro convento –lo describió Fray Balbino Velasco en su Historia de Cuéllar-, que hoy, consumidos muchos siglos, se dedica a vivienda particular.

===========

(1) Dicho especialmente de un lugar poco acogedor (RAE)

(2) Jabato: valiente, osado, atrevido (RAE)

(3) Bonifacio Bartolomé ‘La Sinagoga Mayor de Segovia…’ Archivo de la catedral. Pag. 202. Año 2012.

(4) Carlos Mata. Secretario Grupo de Investigación Siglo de Oro. Año 2015.