José María Martín Sánchez – ¿Por qué nos quitaron el Pinar de Valsaín?

2537

He encontrado un texto (1), donde las tesis que se exponen para justificar la compra de la Corona de los pinares de Valsaín y otros de la provincia, difieren de lo que hasta ahora era conocido. Un debate, en que hubieran intervenido Carlos de Lecea y González Herrero (2), habría sido extraordinario.

Las entidades segovianas con derechos sobre los lugares ya referidos –se describe en el texto-, englobaban el conjunto de cuatro comunidades de Ciudad y Tierra de Segovia. Este sería su despiece:

—Ciudad (regidores de la ciudad de Segovia).

—Junta de Nobles Linajes (nobleza segoviana).

—Común de la Tierra (pecheros de la Ciudad de Segovia).

—Tierra (aldeas de la Tierra segoviana).

Los recursos forestales, con referencia al siglo XVI, se distribuían —no de forma taxativa—, de la siguiente manera:

—Las rentas del Pinar y matas de Valsaín correspondían por mitad a la Ciudad y Noble Junta de Linajes.

—El disfrute de pinar y matas de roble de Riofrío al Común y a la Tierra.

—La mata de roble Pirón pertenecía a la Ciudad, al Común y a la Tierra”.

Para el profesor Valdés, autor del texto de referencia, estas eran “instituciones independientes, tanto desde el punto de vista social como político. De ahí que defendieran intereses económicos diferentes, e incluso divergentes”.

Afirma que lo que llevó a frecuentes desavenencias entre la Junta de Nobles Linajes y la Ciudad de Segovia fue la gestión de Valsaín, siendo ello el argumento esgrimido por la Corona para justificar el cambio de propiedad. Pues entendía que las desavenencias “propiciaban la degradación progresiva de pinares y robledales”, debido a incendios, cortas y talas poco adecuadas. “Estas tiranteces, afirma, suponían un foco de tensión entre la Corona y los propietarios segovianos”.

“Contestación” de Lecea: “La decisión Carlos III para la compra de Valsaín no fue más que una maniobra urdida por su ministro de Hacienda, (el italiano Marqués de Esquilache), para conseguir un negocio altamente lucrativo en el fondo, un despojo y un atropello evidentes en la forma. Por más que los revistieran de formalidades hábilmente rebuscadas” (3).

En la compra venta entraban también las matas y montes de Riofrío, Pirón, Cantón y Matallana. Curiosamente —lo escribe Lecea—, “año y medio antes de firmar la venta, los pinares se venían administrando por el encargado del Rey”. (González Herrero amplía ese periodo a cinco años antes).

La tasación de los pinares y matas de Valsaín, Pirón y Riofrío alcanzó un total de 4.450.007 reales y 28 maravedís.

En ese tema Lecea es categórico al afirmar que “si Carlos III hubiera pagado valorándolos, como hizo Felipe V con los terrenos que compró a los Jerónimos en San Ildefonso, “la cantidad de millones para Segovia habría sido enorme” (4).

La Comunidad segoviana había mantenido esas tierras durante 700 años con beneficio público y de la Ciudad y Tierra. “Lo que se usurpó vale doce, quince o veinte veces más de lo que por ello pagaron”.

Otro dato. Desde la firma del contrato de compra venta transcurrieron 108 años para que la Corona lo diera a conocer. En cuantas ocasiones la Ciudad pidió el documento no fue escuchada. 108 años después se publicó en el nº 49 del BOPS, de 19 de marzo de 1869. “Se publica la escritura de venta e incorporaciones de la Corona de los pinares y matas de Valsaín, Pirón y Riofrío, con el fin de que los ciudadanos conozcan sus derechos…”. (¿?)

La firma se había realizado el 4/10/1761.

¡Joder que tropa! (Romanones dixit).

=========
(1) “Propiedad y gestión de los Montes de Valsain (siglos XVI y XIX), Carlos Valdés, profesor de análisis Geográfico Regional. Universidad Juan Carlos III de Madrid. Año 2008. Jornada de Divulgación de Estudios Científicos sobre los Montes de Valsaín”.
(2) “Carlos de Lecea García (1893): La Comunidad de Tierra de Segovia…”. “Manuel González Herrero (1984): “El pinar de Balsaín. Una reivindicación histórica de Segovia”.
(3) “La Comunidad y T.”, Pag. 237.
(4) Lo que pagó a los Jerónimos Felipe V:
—1.000 ducados/año de renta por su Granja.
—100 fanegas de sal de la de Atienza (Guadalajara)
—Las primeras 201 obradas las compró la Corona por 80.400 reales.
—221.928 reales por 55.000 pinos para las obras.
—76.800 reales por las 180 obradas para el estanque (el Mar) y ensanche de los jardines.
—50.000 reales por la corta de leña de La Mata La Sauca…