José María Martín Sánchez – Colaboración económica entre Ayuntamiento y Policlínico

104

En este “capítulo” se describen datos, cosas y cuestiones que, medidos en centímetros de importancia, tienen mucha menos que el nacimiento de un hipopótamo, o similar, en Sudáfrica.

¡Anda que no!

Pequeñas cosas
Puede que los justamente reivindican (reivindicamos), que se dé un servicio al Policlínico (si sanitario fuere, mucho mejor), quizá no sepan que el Ayuntamiento de esta, la nuestra, pagó 20.000 pesetas/año a la Obra Sindical “18 de julio”, entidad patrona del hospital, para su sostenimiento (1). La “dádiva” permaneció viva a lo largo de muchos años. Colaboración, entonces, sí hubo.

Por preguntar: ¿sabe quien leyere el desnivel existente entre los altos de Chamberí (depósitos de agua), y la Alameda de La Fuencisla? Pues, ahora voy y lo casco: 138 metros. Cierto también, si de subida se hicieren, parecerán muchos más.

Conozcan también, que el excelentísimo, en plena pandemia, ha colocado en la zona de Chamberí una lápida (2) cuya inscripción recuerda a Mariano Sáez y Romero: “Impulsor de la 1ª Fiesta del Árbol el 15-4-1901”. El que fuera alcalde, concejal y autor del libro, entre otros, “Las Calles de Segovia”, falleció en 1939.

Referencia al año 1946. La ciudad mantenía a flote veinticinco fuentes públicas, dos abrevaderos, tres evacuatorios, conocidos también como urinarios, y ciento setenta y siete bocas de riego. En referencia al servicio concreto de taxis, eran treinta y tres los profesionales con vehículo. El ejército de los que trabajaban cada día por tener limpia la ciudad estaba compuesto por treinta y dos barrenderos municipales.

En el año 1782 ingresó en el Colegio de Artillería de Segovia Luis Daoiz. Cinco años más tarde, 9 de enero de 1787, ascendió a subteniente. Después, 1793, iniciaba ese mismo camino Pedro Velarde, ascendiendo a subteniente el 11 de enero de 1799. Dos valientes. Dos héroes.

El calendario señalaba, en su hoja correspondiente, 26 de mayo de 1822. Esa fecha ha quedado reflejada en la historia de un lugar: Zamarramala. La tormenta caída fue de tales dimensiones (por metro cuadrado), que destruyó por completo la mies del término. Las pérdidas se calcularon en ¡14.000 fanegas de trigo! (3)

Franciscanos y misioneros
Los frailes Franciscanos Alcantarinos que llegaron a Segovia en 1579 se hospedaron en el Hospital de San Lázaro, al otro lado del Eresma en La Alameda de La Fuencisla. Meses después, cuando las gestiones dieron sus frutos para encontrar su nueva casa, y también las ayudas económicas de benefactores segovianos, se ubicaron en el Convento de San Gabriel (actual Colegio Claret). En el lugar permanecieron hasta la publicación del primer Decreto sobre desamortización, 1821.

El convento estuvo abandonado algunos años, dado que el Estado no encontró compradores. Posteriormente, hasta que llegaron los Misioneros, julio de 1862, el convento e iglesia se utilizaron como hospital de epidémicos.

El colegió Claret comenzó a impartir enseñanza en 1883. Desde entonces miles de alumnos han pasado por sus aulas. En los 158 años de presencia activa en Segovia, su labor formativa y de valores ha sido, y es, extraordinaria. La Casa claretiana en nuestra ciudad era la tercera que fundaba el Padre Antonio Mª Claret en España. Las dos anteriores, en Cataluña.

Hermanitas
La referida Comunidad religiosa, que cuya presencia en Segovia cumple 138 años, encontró su primera ubicación en la Plaza de San Juan, nº 1 (ahora Colmenares), donde llegó en los primeros días de marzo de 1882. En esa dirección permaneció siete años. Fue en 1889 cuando se trasladó al lugar que ahora ocupa en la carretera de La Granja. El servicio que han prestado, en el que continúan, es tan ejemplar como lo son las personas que ejercen su labor.

Publicación
El Boletín Eclesiástico de la Diócesis de Segovia comenzó a publicarse en 1856. Se editaron un total de 24 números. Fue su fundador el Deán de la Catedral, y en ese tiempo Gobernador Apostólico de la Diócesis, José González de Toraño, Comendador de la Orden de Carlos III. Su nombramiento como Gobernador apostólico fue debido al fallecimiento del que era obispo, Francisco de la Puente, en 1854. Dado que hasta tres años después no se produjo la llegada del benedictino Rodrigo Moreno Echevarría-Briones, Toraño ocupó el cargo de obispo accidental.

=======
(1) J.Ma Peláez Suárez, secretario Ayto. de Segovia. Año 1947 “Revista del INAP”, no 33.

(2) Losa con una inscripción para conmemorar un hecho o recordar a alguien.

(3) 1 fanega 43,247 kilos (aprox.).