Horacio Torvisco – La inestimable prensa de papel

32

Vivimos una época, en lo que a la comunicación se refiere, caracterizada por la precipitación y el ruido. Ser el primero en informarse y opinar sobre cualquier acontecimiento da prestancia intelectual, aunque para ello se desprecie el necesario sosiego que requiere, primero, informarse correctamente y no solo a través de titulares o de twitter y luego, poder tener una mínima reflexión sobre el acontecimiento o noticia de la que se pretende tener una opinión. El tiempo y el rigor informativo son dos factores que mantienen una relación directamente proporcional en lo concerniente a informarse y opinar, porque informarse cuesta y no solo dinero, sino esfuerzo para contrastar en muchos casos diferentes fuentes de información. Se habla de la prensa de papel, de forma despectiva, diciendo aquello de que nos informa de ayer pero ahora es hoy. Abrir un periódico o revista de papel con cierto sosiego y tiempo, e incluso para los más viciosos con un lápiz rojo para subrayar, es un lujo al alcance de pocos pero la mejor forma, no de mirar la realidad, sino de entenderla.