Fermín Bocos – Los planes de Sánchez

25

Las cosas están donde Pedro Sánchez quería que estuvieran. Con las encuestas vaticinando catástrofe a los partidos de la oposición al tiempo que al PSOE le anuncian porcentajes que rozan el 30% de los votos. Y no solo es el CIS de Tezanos. Quienes desconfían del valor proyectivo de los sondeos suelen aducir que hasta que no están convocadas las elecciones no hay que tomarse demasiado en serio las encuestas. Y tienen algo de razón porque casi la mitad de los votantes no decide a quien va a votar hasta el último momento. Para ése sector de indecisos se inventaron las campañas electorales. Campañas que en puridad llevamos meses soportando pues no han sido otra cosa que actos de campaña las actuaciones de los dirigentes políticos que se veían venir encima la repetición de las elecciones. El último mitin y primero después del anuncio de su renuncia a presentarse a la investidura lo dio el propio Sánchez la noche del martes utilizando descaradamente el Telediario de TVE para endosar al PP, a Ciudadanos y a Podemos la responsabilidad de la repetición de los comicios.

Esa va a ser la estrategia a seguir por el presidente en funciones en los próximos meses. No se va a cortar un pelo a la hora de utilizar los recursos del Estado para apuntalar su objetivo de siempre: seguir en La Moncloa. La circunstancia que le asiste, su condición de presidente en funciones, favorece sus planes. Sin ir más lejos la semana que viene le veremos en Nueva York en el teatral marco de las Naciones Unidas y seguirá abriendo los telediarios. No se le puede negar -a él y a sus asesores- talento para aprovechar en términos mediáticos todo cuanto está a su alcance.

Mientras tanto, sus rivales están que no les llega la camisa al cuello. Salvo quizá Pablo Casado que espera que vuelvan al PP los votantes que se pasaron a Vox como expresión del rechazo a la política de Mariano Rajoy con los separatistas catalanes. En el universo de Podemos no ocultan su preocupación; el temor a que siga la sangría que ya experimentaron en las generales de abril y en las locales y europeas de mayo. Para calibrar la dimensión del temor con el que Ciudadanos afronta la repetición de las elecciones basta con analizar la extemporánea propuesta que Albert Rivera le planteó a Sánchez en el último minuto. Y dicho todo esto conviene añadir una última idea: Sánchez les ha llevado a todos a dónde no querían, pero tal y como está el país y el grado de desafecto de la gente hacia los políticos nadie tiene la certeza de lo que puede pasar el 10 de Noviembre. Ése día el poder lo tendremos los ciudadanos. Y ya se sabe que la vida es lo que sucede mientras hacemos planes. Incluidos los de Sánchez.