¿Estamos matando el espíritu universitario?

Desde que empecé la Universidad hay una duda que me ha estado removiendo la conciencia: ¿soy universitario? La respuesta parece a primera vista sencilla, si estudias en una Universidad por ende eres universitario. Pero esa respuesta no me parecía que tuviera la profundidad necesaria. Si se estudia un poco la historia de las Universidades podemos apreciar que el universitario de hace 800 años no tenía nada que ver con el universitario de hoy en día. No solo porque estudiaran diferentes materias, sino por su forma de pensar y sus aspiraciones.

Actualmente el concepto ‘Universidad’ ha sido degradado hasta dejarlo al nivel de una simple academia para aprender un oficio y conseguir un diploma que colgar con orgullo en la puerta del baño, cuando en realidad tiene un fin mucho más profundo. El universitario tenía un solo objetivo, la búsqueda de la verdad. Razón por la cual estudiaban todos los campos de la ciencia y de las letras y peregrinaban para encontrar a los mejores maestros.

¿Acaso es que la sociedad intenta por todos los medios matar el espíritu universitario?

El dilema es el siguiente, ¿los universitarios seguimos compartiendo ese afán por el conocimiento, o nos hemos convertido en unas meras marionetas en busca de un trozo de papel y un trabajo de 8:00 a 5:00 mejor o peor pagado? O lo que es peor, ¿acaso es que la sociedad intenta por todos los medios matar el espíritu universitario? Teniendo en cuenta el panorama sociopolítico actual, tener gente sin producir ganancias y encima desarrollando un pensamiento crítico para ponerte las cosas más difíciles en el futuro no es el gran sueño de los políticos y las grandes empresas. Y hemos visto cómo la nueva ley de educación quería que los alumnos con secundaria y bachillerato suspensos pasasen sin ningún tipo de problema y se pudieran presentar a selectividad, eso sin hablar de que cada vez las carreras universitarias son más cortas, lo cual no tiene sentido si se supone que cada vez hay más información y conocimiento que se debe enseñar. ¿En qué se ha convertido la Universidad? Por desgracia ha sido rebajado a una productora de mano de obra y esa gran aspiración está desapareciendo poco a poco.

En fin, quizás es solo cosa mía que me estoy volviendo algo paranoico, pero creo que el espíritu universitario no se está muriendo, sino que lo estamos matando.