¿Es el Lago Alonso un ‘pozo’ sin fondo… económico?

También son cosas de ayer, no de tan lejos pero de ayer. Y no hay que buscarlas a ‘tropecientos’ kilómetros. Que no. Por malos ejemplos: Vía de los ‘adoquines indecentes’ o, también Padre Claret. Imposible llevar a efecto una peor gestión. Ni a propósito sale tan mal.  Otra. Edificio blanco, proyecto precioso que, construido en medio de ninguna parte, -igualito, igualito que la estación del AVE-, iba camino de ser vivero de empresas y… ¿Quién recuerda ya la inicial obra/despilfarro del Teatro Cervantes?

Puede que algún día, superados los tiempos, sepa el pueblo por qué se gastaron en dos actuaciones – doce años ya de aquella  historia– ¡452.565! euros en ‘acondicionar’ el ‘Lago Alonso’ y sus inmediaciones (más ‘inversión’ en 2016) y proyectados están otros para ahora ¿No fueron bastante medio millón de euros? No olviden que todos esos euros son dinero que la Ciudad pone en las manos de quienes la representan para ser bien gestionados.

Pues eso, que tapando unas obras con otras se olvida la de atrás. Y lo pasao… ¡pasao!  Y como sucede en la copla. ‘Unos les dirán que sí; otros les dirán que no, pero la verdad del cuento…/la tienen la Lirio y yo’. ¡Y olé!

Y puede que otro día les relate, la historia –porque lleva camino de serlo- de cómo trata la Concejalía de Tráfico a un ciudadano en reclamación sobre pago duplicado de una multa. Cinco meses hace de ello. Historia pura. Silencio, estamos trabajando. ¿Qué le sucede a ese mismo ciudadano si no paga la multa en tiempo y forma? Pues eso. Lo que usted está pensando.

Y no se enfade el personal ¡Carajo! por decirles que pudieron estar equivocados.

Para lo descrito, señora baronesa, opino que no hay solución y lo que ahora se describe solamente trata de entretener y no encabronar (1) al lector/a.

A lo que te voy. Lea y saque conclusiones (lo que viene a ser leer bien el texto para explicar el contexto) del anuncio-exigencia que, publicado en El Eresma (1872), periódico liberal de aquí, describía: ‘Los profesores de caligrafía que deseen dar lecciones a una niña, pueden dejar relación de su nombre, edad y circunstancias y las señas de su habitación, escrita de su puño y letra, en la casa de los señores Ochoa Hermanos (2), almacén de ultramarinos, en calle Real 21’ (luego Juan Bravo, 5).  No debió ser nada fácil encontrar candidato. El anuncio se publicó a lo largo de un mes.

Una de transporte. Desde el día primero de septiembre de 1871 comenzó a funcionar el coche correo diario entre Segovia y Sepúlveda. El coste del billete era de 5 pesetas (o veinte reales). Excepciones. Para los viajeros de pueblos intermedios el precio/billete era de 2 reales por legua. Los coches/carro salían desde la administración sita en la calle los Leones 24, hacia Sepúlveda a las tres de la madrugada, rindiendo viaje, si todo salía bien, a las 10 de la mañana. De allá ‘pa cá’ salida a las 13 horas y llegada a las 20. El servicio funcionaba en días alternos hasta Riaza.

No se salten esta ‘perla’ que tiene miga. Un vecino de Sangarcía dirige escrito/reclamación a la Diputación: ‘pido que me devuelvan las 26 cántaras de vino que me fueron decomisadas injustamente’. El susodicho organismo, contesta: ‘dado que las cántaras fueron decomisados por defraudación de los derechos de consumo, no cabe devolución alguna y se mantiene la incautación realizada’. Al parecer, según ‘acotación’ del periódico ‘La Consecuencia’, la incautación pudo llevarse a efecto por dos cuestiones, porque ‘el vino tenía mucha agua, o porque el agua tenía poco vino’. Solía suceder en fechas de ‘bautismo’. Año 1870.

Quédense con la copla.

===========

  • La RAE, que lo define como palabra ‘malsonante’, describe: ‘hacer enojar o disgustar profundamente a alguien’.
  • Los Ochoa, Felipe y Pedro, llegaron desde La Rioja y aquí se instalaron. Tuvieron varios negocios, siendo el principal el de almacén de ultramarinos ‘Casa Ochoa Hermanos’. Año 1866. El mayor, Felipe, fue vocal de la Junta de Beneficencia, tesorero de La Económica, presidente de la Cámara de Comercio, Concejal del Ayuntamiento, Diputado Provincial, miembro del partido republicano… También ‘trató el vino. Tuvo en propiedad un amplio viñedo en El Terminillo.

Felipe, fallecido en 1912, dejó una extensa finca en Cervera del Rio Alhama,  su lugar de nacimiento, para cualquier fundación de caridad que acogiera y cuidara a personas mayores.