ERE político

Este jueves en el Congreso VOX acompañaba a los trabajadores de Repsol afectados por el ERTE en una muestra de solidaridad, comprensión y apoyo por la delicada situación que están viviendo. La tormenta de despidos masivos en 2021 afecta ya a más de 30.000 trabajadores.

Mientras, el Gobierno de la ruina y de la muerte cuenta con el Gobierno más elefantiásico de la democracia, con 22 ministerios y más de 1.200 asesores nombrados a dedo, siendo la mayor cifra de la democracia. Es decir, un ejército de asesores para Sánchez con la firme intención de controlar al sector financiero, mediático y político.

El Gobierno que venía a regenerar la vida pública copa la Administración con un récord de altos cargos.

Sánchez ha replicado el modelo de Zapatero convirtiendo la Administración en un refugio de empleos para sus acólitos, paniaguados y conocidos cuando empeora la situación del mercado laboral en el sector privado, ofreciendo una imagen insolidaria con los distintos trabajadores y empleados que se están viendo afectados por despidos masivos durante esta crisis.

Este Gobierno que se arroga el “cartel” de progresista y ferviente defensor de la clase obrera, los ha abandonado, y debiera cambiar el significado de sus siglas, porque ni es ni socialista ni obrero y, a veces, dudo que sea español.

De pequeño me enseñaron que había que predicar con el ejemplo, en un ejercicio de coherencia entre lo que uno piensa, dice y hace. Es más, son los hechos más que las palabras y las acciones más que la retórica, las que deben prevalecer en todo representante político e institucional.

Ha sido el bipartidismo el que ha traído el despilfarro político y esta prole de enchufados y mantenidos

Por ello predicar con el ejemplo resulta evidente, pero lleva décadas sin producirse en nuestro sistema parlamentario e institucional, porque la “teta” estatal, institucional o política tiene que amamantar a sus fieles cachorros, que a golpe de talonario y de puestos aquí y allá, someten cualquier tipo de pensamiento díscolo.

Y ha sido precisamente el bipartidismo el que ha traído el despilfarro político y esta prole de enchufados y mantenidos. Esta es la realidad. Que no te engañen.

Por eso sugiero que se lleve a cabo un “ERE político” que adelgace el estado de bienestar de los políticos y sobre todo de los “chupópteros” y correligionarios clientelistas que sirven para perpetuarse en el poder y así, no sólo predicar con el ejemplo, sino eliminar el elevado coste de gasto político que existe en nuestro país. Este modelo es insostenible e inviable.

Se calcula que entre diputados, senadores, alcaldes, miembros de parlamentos autonómicos y locales, diputaciones provinciales, mancomunidades, empresas públicas, liberados sindicales y redes clientelares, España tiene más cargos políticos que médicos, policías y bomberos juntos.

Que no suceda como en aquella canción de Formula V que decía “Que la fiesta de Blas la pagamos los demás, y que esta fiesta no tiene enmienda”.


(*) Diputado nacional de VOX por Segovia.