Entre corzos, aves y muchas vacas

Son estupendas las publicaciones en Facebook con las que nos obsequia casi diariamente Gabriel González Gala, un vecino de El Espinar. Se agradece muchísimo leer sus comentarios sobre la belleza de nuestro entorno natural y ver las preciosas fotos que los acompañan.

Estamos muy cerca de una gran ciudad y de otra de tamaño más asequible que nos facilitan la vida pero lo que es un lujo es la naturaleza que nos envuelve. Tenemos un monte maravilloso y muy accesible para poder pasear y disfrutar del aire libre y olvidarnos de todas esas cosas que hoy no vamos ni a mencionar en estas líneas.

Ahora, las nieves que nos rodean hacen que ciertos animales bajen de la protección de las alturas buscando comida. En ésta época se ven los corzos con muchísima más claridad gracias al contraste del blanco del suelo con su pelaje pardo. Para desgracia de los ganaderos el lobo también se atreve a aparecer y atacar a los ternerillos más pequeños. Las fotos se suceden; un día nos regala el picapinos que es un pájaro carpintero muy habitual en nuestra zona, otro un buitre negro y un milano real, otro un zorro, el águila imperial, buitres leonados…

Sin salir de mi jardín observo estos días una pequeña familia de corzos al otro lado de la tapia y los pájaros que visitan los varios comederos que rellenamos con trigo y manteca de cerdo; picapinos, herrerillo capuchino, carboneros, trepador azul, petirrojo, mirlo… son algunos de mis vecinos.