El rugby y su mito

¿Sabía que el rugby nació de una ‘escisión’ del fútbol? Pues, sepa también que a lo largo de más de cincuenta años se mantuvo vigente un mito que, pese a demostrar que lo era se acepta su leyenda.

La historia que se cuenta como nacimiento del rugby se atribuye a un joven escolar inglés, William Webb Ellis, luego clérigo anglicano. Este, jugando un partido de fútbol, cogió el balón con las dos manos en el centro del campo y con él llegó a la portería contraria donde lo depositó. Esta pequeña historia sirvió para ‘justificar’, a lo largo de setenta años (1823-1895), el nacimiento del referido deporte y mantener el nombre de Webb como ‘padre’ del mismo.

En 1895, el Museo de Twikenham, sede de la Unión Inglesa de Rugby, propicio un estudio/investigación, llegando a la conclusión de que se trataba de un mito, «no existen evidencias de que sea cierto». En un escrito aparecido en la revista del centro educativo del Colegio, que escribió un ex alumno cuando ya había muerto Webb, se afirmaba que este había sido quien dio el primer paso sobre los orígenes del rugby. Algo que el propio Webbjamás había dicho’.

¿Por qué perduró el mito? Respuesta del Museo; «es realmente difícil de explicar cómo se jugaba al rugby/fútbol en el siglo XIX y cómo las reglas fueron cambiando hasta dividirse en dos deportes distintos».

Pese a que la historia inicial se tambalea, la figura del Webb ha sido poderosa para promover el desarrollo de ‘su deporte’. Así, el trofeo de la Copa del Mundo de Rugby lleva su nombre y un gran monumento lo recuerda en Rugby School.

Y colorín ‘colorao’…