El pastor de los lobos

Recién llegado de Mondragón y con el deber cumplido, escribo, por un lado, satisfecho del despliegue realizado y el apoyo mostrado a las víctimas del terrorismo, y por el otro, indignado mientras los proetarras homenajean al sanguinario Henri Parot en Mondragón con el permiso de Sánchez.

Henri Parot es un asesino despiadado que causó más de 200 víctimas y 39 asesinatos que debe pudrirse en la cárcel. No existe arrepentimiento. Es más, desde la cárcel sigue creyendo en la lucha armada y sugiere atentar contra objetivos vitales utilizando explosivos rompedores (militares) como plástico y TNT, con la intención de arrasar edificios enteros.

Mientras, Sánchez sigue de presidente con los votos de ETA con tal de mantenerse más tiempo en el poder. Es una entrega miserable y traidora de un presidente del Gobierno que con su complicidad y la permisividad de las instituciones está provocando un acto permanente de exaltación del terrorismo, de reivindicación de la banda terrorista ETA y de cada una de las matanzas que los criminales separatistas ha cometido en el País Vasco y en el resto de España durante décadas.

Por eso, hemos acompañado en Mondragón a nuestros diputados Francisco José Alcaraz, y Antonio Salvá, víctimas de terrorismo por los asesinatos de su hermano y sus sobrinas, el primero, y de su hijo, el segundo. Les hemos acompañado para denunciarlo, para no contribuir con nuestro silencio, pero también para denunciar la traición del presidente Sánchez, esa traición y esa indignidad que pretende que lo paguen los españoles y las víctimas del terrorismo y eso no va a ser con nuestra colaboración.

Hay momentos en los que uno tiene que estar, y hoy en Mondragón era uno de ellos, y VOX no se esconde, hoy hemos estado nada más y nada menos, que 20 diputados nacionales para apoyar no sólo a nuestros compañeros, sino a todas las víctimas del terrorismo.

El sinsentido, la sinrazón de lo que hoy está ocurriendo en España hay que denunciarlo. Es ir contracorriente, es lo contrario del sentido común, de la más lógica de las lógicas, y todo por un sillón azul, por un colchón en La Moncloa. Nunca antes nadie había traicionado de esta manera a su país. A sus propios votantes. Llego mintiendo y se irá mintiendo. Por eso es un Gobierno legal pero ilegítimo.

Sánchez se ha convertido en el pastor de los lobos. Y eso significa que todos los que le siguen y secundan se convierten, no en ovejas negras descarriadas, ¡no!, sino en lobos depredadores. Un ejemplo de la complicidad socialista, ha sido el acto celebrado a las víctimas de ETA en Granada, donde ni su alcalde que es socialista, ni representantes del Ayuntamiento, ni representantes regionales del PSOE han acudido. Acto manifiestamente miserable y que refleja de qué lado están los socialistas: con los verdugos.

Es el momento de que los socialistas fieles a la memoria de sus víctimas se pronuncien. Deben hacerlo. El que calla otorga.

Nosotros en VOX contra los homenajes a los sicarios etarras, no callaremos por más que con el dedo amenacen violencia, censura o ilegalización.


(*) Diputado de VOX por Segovia.