A los vecinos y feligreses de Santa María la Real de Nieva en Segovia:

En primer lugar pedir perdón a todos los feligreses de la parroquia de Nuestra Señora la Soterraña de Nieva, pues de mi mala gestión ha resultado una gran perdida de derechos de esta parroquia en favor del Excmo. Ayuntamiento de Santa María. Preparé el juicio con un abogado que entendió que había datos para reclamar justicia sólida, pero por circunstancias no pudo llevar a cabo la defensa y el sustituto no lo preparo mucho. No es al Excmo Sr. Obispo a quien se le quita esta propiedad y su uso, sino como dije es a la parroquia de la Soterraña. Por otro lado, decir en mi favor que durante los 18 años que he sido párroco he defendido los derechos de la parroquia que dirigía frente a las injerencias del Ayuntamiento y Caja Segovia lo mejor que he sabido hacer y en la medida que los feligreses me han ayudado a realizarlo. Expongo algunos datos, frases célebres de algunas personas vivas y otras fallecidas, sin animo de ofender, sino en honor a la verdad. No me gusta abusar de los medios de comunicación y espero sea la última vez que me dirijo a vosotros hablando del claustro, aunque recordare datos de todos conocidos:

He de decir que la mayoría de datos que la Srª Juez expone en la sentencia son erróneos, parciales o faltan a la verdad

He de decir que la mayoría de datos que la Srª Juez expone en la sentencia son erróneos, parciales o faltan a la verdad. Acepta por buenas todas las afirmaciones de la parte contraria y desautoriza todas las afirmaciones de esta parte. Desoye las declaraciones de testigos que dicen que el párroco siempre tuvo llaves de todas las dependencias y da un tijeretazo a mi declaración escrita sobre ello. No da crédito al testimonio de que yo he llevado a cabo la instalación eléctrica. D. Primitivo Sanz instalo luz en refectorio y salón de cortes en torno a 1985, entonces no se usaban tubos de PVC, ni existían los focos led como los que hay instalados; afirma que la luz la paga el Ayuntamiento, y resulta que los automáticos están dentro de la Iglesia. Un testigo habla del uso compartido del Claustro.

Las llaves que entrega el párroco en 1898 son las de lo que fue residencia de ancianos y era donde vivía el cura

Las llaves que entrega el párroco en 1898 son las de lo que fue residencia de ancianos y era donde vivía el cura. Salta por encima de los registros de propiedad cuando en 1924 el obispo de Segovia inmatricula y vende una parte del salón de Cortes a la Sociedad Casino. No han sido capaces o no han querido identificar esas fincas, dos de ellas las permutó Caja Segovia con el Ayuntamiento en 1983 cuando traslado su oficina a la acera de enfrente; salta y anula todos los datos catastrales de 70 años. Recuerdo que la Iglesia Católica en España no podía registrar o inmatricular nada que no fuera a vender y esto era así hasta 1990, por eso no estaba inmatriculado ni templo, ni claustro; con la ley de Aznar necesita certificado de uso del Obispo y que coincida con el catastro histórico y el actual, demostrando un uso, que para otros ciudadanos basta con 30 años.

En 1981 Dª Carmen Muñoz derriba la capilla del Sr. Del Canto y Ocampo, que en 1873 un juez de Santa María dictamina que pertenece al templo pues es su sacristía, y así fue hasta 1981. Abrió esa puerta para que cualquier ciudadano pudiera acceder al Claustro sin pasar por el templo, lo cual me parece muy bien y la Parroquia nunca se opuso, si que le pesó a D. Antonio Palenzuela el derribar esa capilla. Así abrió también la puerta a las intenciones del consistorio, que poco a poco fue ocupando y adueñándose de derechos y prerrogativas. En 1983 abre esta puerta como acceso a la oficina de Extensión Agraria, que iba a ser temporal mientras arreglaban su escalera externa, que nunca se realizó. Más tarde negoció el acceso con Caja Segovia a la sala de exposiciones y al centro Social, que hasta 2009 fue por su puerta exterior. El año 2000 al llegar yo a esta parroquia me comenta D. Eusebio García que es el único alcalde con una Iglesia en propiedad, le dije que otros me lo habían dicho antes.

En 2002 me dice que el claustro pertenece a la parroquia, pero como en 1999 había un párroco del Opus Dei decidió cambiar la titularidad catastral del mismo en favor del Ayuntamiento, manteniendo la misma referencia catastral que incluía templo y todas las dependencias en litigio. Se han dado muchos diálogos acerca de la propiedad y el uso del mismo y ante las continuas y progresivas injerencias municipales fue el decidir ir a tribunales. Dª Carmen Muñoz siempre afirmo que templo y claustro eran Patrimonio nacional, durante muchos años fueron patrimonio parroquial y ahora con esta sentencia pasa a ser patrimonio municipal. En 2017 el Obispado sin contar con la parroquia firma un documento de copropiedad con D. Jaime Pérez Esteban, el cual nos pareció mal a la parroquia. Es curioso que si consideraban que era del consistorio regalen media propiedad a la parroquia. La parroquia ha celebrado varias procesiones todos los años desde tiempo inmemorial y Vía Crucis, sin pedir nunca permiso, pues siempre se accedía desde la Iglesia como reconoció un testigo. En los años que yo he sido párroco el Ayuntamiento solo se ha gastado dinero en cambiar dos cerraduras para que yo no pudiera acceder a esas dependencias, pero dejo otras puertas sin cambiar y yo seguía teniendo acceso.

Alfonso Agueda Martin parroco de Santa Maria la Real de Nieva
Alfonso Águeda Martín, párroco de Santa María la Real de Nieva de 2000 a 2018. / EL ADELANTADO

Yo he limpiado los canalones todos los años, he quitado goteras, segado y regado el césped, recortado el seto, plantado un enebro, un acebo, hierbabuena, tulipanes, podado el olivo, arregle el ciprés después de la nevada de 2018, he barrido las galerías innumerables veces, arregle la barandilla de la escalera, baje y limpie los aljibes, coloque alambreras para que nadie tire basura ni se caiga, hice la rampa para minusválidos. Coloque una megafonía en el Claustro que hizo resonar miles de veces canciones de los monjes de Silos. Celebramos muchos mercadillos solidarios, cenas peruanas, visitas pastorales, reuniones parroquiales, reuniones de catequesis de niños y adultos, allí preparamos el tejado de la ermita y multitud de usos que parece fue un mal sueño que tuve. Por supuesto estas labores nunca pase factura y a muchas me ayudaron varios feligreses, que no se han atrevido a declarar por miedo a las represalias de otros vecinos y coacción municipal. La parroquia pago el arreglo de dos tejados del Claustro, ventanas del refectorio y de la sala de la Reina. Es curioso que de la Sala capitular solo hay una llave, guardada desde hace siglos en la sacristía y de la sala de la Reina y del sobre claustro por donde se sube a las campanas la llave solo la tiene el cura, el día del juicio todas las personas que acompañaban a la juez y el abogado y procuradora del Obispado lo olvidaron, y la juez no dio importancia a ese hecho.

El Obispado de Segovia renuncia al recurso de titularidad del claustro de Santa María la Real de Nieva

Se recurrió a la Audiencia Provincial exponiendo estos errores y no los ha tenido en cuenta; su respuesta fue que podíamos habernos defendido en el juicio y que Alfonso Águeda Martín, que dice conocer muchos datos hubiera ido de testigo al juicio. Aun no se porque el abogado defensor de la parroquia no quiso que fuera. Es curioso la capacidad de ilusionista de D. Julio Sanz Orejudo, con su cruzada frente a la Iglesia católica como transforma la realidad. La justicia en los retablos la pintan ciega, no se si su señoría usa gafas o ha ido al oculista, no tengo el gusto de conocerla en persona, ni he querido interferir en su ingrata labor de impartir justicia. Nunca imaginaria el Ayuntamiento que adquirir estas posesiones les saldría tan barato. ¿Qué pasará con esas llaves y si la caja del órgano viejo y el campanario es del Ayuntamiento o la parroquia? ¿La puerta que llevé a arreglar a Cantimpalos y que da acceso al Claustro, ahora quien pagará su reparación? y otros muchos interrogantes ahí quedan. Ya no soy párroco de este lugar, pero pasaré tristemente a su historia. Dios les guarde y espero les ayude a conservar dignamente este espacio que con tanto esmero he cuidado. Ahora mis preocupaciones están en otras parroquias y tareas que me encomendó la diócesis de Segovia.


Alfonso Águeda Martín: párroco de Santa María la Real de Nieva de 2000 a 2018.