El futuro no será el mismoLo que pasa en Castilla y León, Murcia o Madrid, no es cosa solo de Castilla y León, Murcia y Madrid. Ni siquiera, me temo, depende en algunos casos de Castilla y León, Murcia y Madrid. Alguna excepción habrá, es posible, pero no se crean que muchas. Que detrás de la actuación de Ciudadanos en Murcia está Inés Arrimadas, creo que hay pocas dudas; que el PSOE de Valladolid no mueve ficha sin pasar por Ferraz, adonde ayer por la tarde llegaba el presidente del Gobierno a comandar el puente de la nave, supongo que tampoco las ofrece. Y ante todo: el panorama político de este país está sujeto a un cambio profundo que modelará el futuro. Otro.

Ciudadanos ha querido sacar el colmillo como contestación a los coqueteos de los populares con algunos miembros de su partido. Ha elegido Murcia por tenerla más a mano, y quizá cinco minutos antes –un tiempo precioso perdido- que Madrid. Lo que por muchas vueltas que le doy no comprendo es a qué estaba el secretario general del PP, murciano por más señas, que ni se las ha olido. De otra manera, la iniciativa de Díaz Ayuso, convocando elecciones, se hubiera adelantado unos días, o unas semanas –como, por otra parte, ella quería-, para evitar el embrollo jurídico ahora montado sobre si prevalece en el tiempo la presentación de la moción de censura de Más País y PSOE o la firma del decreto de disolución de las Cortes regionales, que no entrará en vigor hasta su publicación hoy en el boletín de la Comunidad Autónoma.

presidenta de madrid isabel diaz ayuso
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. / EFE – ZIPI

Por otra parte, al PSOE le viene bien incidir en el carajal que es el centro derecha y derecha en nuestro país. Obliga al PP a volver a virar hacia Vox, después de su acercamiento último hacia el centro político. Se le podrá decir a José María Aznar lo que se quiera, pero se ha olido la tostada antes de los de Génova. No dudo que las intenciones de Casado sean buenas -cuando las tiene claras- pero en ocasiones sus tácticas y sus estrategias dejan mucho que desear. Un ejemplo es lo que le ha pasado con Ciudadanos. Ahora se queda sin amigos a su izquierda y a su derecha. Y con una pírrica representación en Cataluña y en el País Vasco. Porque supongo que nadie dudará que lo de Galicia es obra de Feijoo.

Hablar de las consecuencias que arrostrará este tsunami político es otro cantar. Entre otras cosas porque las habrá tanto a nivel nacional como regional. Vamos a ello.

¿Pero no decían que ellos no entraban en el intercambio de cromos y de sillones?

Habrá que ver cómo justifica Cs el porqué en unas comunidades con unos y en otras con otros. Quienes peinamos canas y nos acucia la memoria, recordamos cómo movimientos semejantes de los liberales de Hans-Dietrich Genscher –unas veces con la SPD, otras con la CDU- llevó al partido casi a su desaparición, cuando no a la fuga a otras formaciones, a la manera de lo que pasó con UCD en España, o con el CDS . Este es el motivo por el que los partidos de centro en Europa tienen tan poco recorrido. El votante no le perdona sus bamboleos. Y ello en un continente en donde la mayoría de los ciudadanos se siente de centro moderado, y quien quiere gobernar sin sobresaltos debe mirar siempre a ese espectro político. Creo que Ciudadanos ha comprado todas las papeletas en la rifa por la denominación veleta naranja. Y que quedará en el baúl de los recuerdos el discurso que atacaba los viejos modos del bipartidismo al acaparar sillones distorsionando el sentir popular. Que en Murcia consiga la presidencia con solo seis diputados de los 45 que componen la Asamblea regional será todo lo democrático que se quiera –que lo es-, pero no va muy acorde con el sentir de los votantes, manifestada hace dos años. Y con la contrapartida del Ayuntamiento para los socialistas. ¿Pero no decían que ellos no entraban en el intercambio de cromos y de sillones?

Castilla y León

El caso de Castilla y León es particular. Soy de la opinión que una moción de censura se presenta para ganarla, si no, se corre mucho el riesgo de terminar sufriéndola. Quiero decir: o Luis Tudanca tiene que claro que cuenta con los apoyos suficientes, o puede salir trasquilado del embate. Hace unos meses le pregunté por la posibilidad de la moción a un alto cargo en el Gobierno regional de Cs. Su respuesta fue: “Con estos trogloditas (los de la dirección regional del PSOE), ni a la vuelta de la esquina”. Hace unas semanas se lo pregunté a un alto cargo socialista, que me contestó que no había nada de nada.

luis tudanca psoe
El secretario general del PSCyL, Luis Tudanca. / EFE – NACHO GALLEGO

Y era lógico. El presidente de la Junta no anda en el mejor momento, ni en su partido ni entre algunos cargos de su gobierno: se le acusa de no equilibrar las medidas médicas de los médicos de su gabinete; y en Génova no se le observa con dulce mirada. Si no sale adelante la moción de censura será una carga de oxígeno que reciba.

En todo caso, me llamarán ingenuo y chapado a la antigua pero no es alentador este juego de ajedrez político cuando en España está cayendo la que está cayendo. Parece que lo importante es el asegurarse el espacio futuro antes que la resolución de los problemas reales. Lo cierto es que un tsunami político arrasa España y Castilla y León. Después de su resolución, las cosas ya no serán las mismas. Tudanca, que ganó las anteriores elecciones regionales, ha realizado una oposición tranquila y responsable hasta el momento.

El vicepresidente Igea va a lo suyo, y su relación con Arrimadas está más marcada por las ausencias que por las presencias

El vicepresidente Igea va a lo suyo, y su relación con Arrimadas está más marcada por las ausencias que por las presencias. Y ahí, en todo caso, podría estar la clave en la resolución de este proceso: el papel que juegue la coordinadora regional de Cs, Gemma Villarroel. Si apoya a Tudanca sería la candidata a vicepresidenta en sustitución de Igea, que saldría del panorama político, y alguno de su partido no le echaría de menos. Pero se necesita que al menos tres procuradores de esa formación apoyen al candidato socialista. Y eso, dando por conseguido el respaldo del voto leonés y el de Podemos, y no contabilizando el de Por Ávila. Es la única posibilidad hoy día, aunque remota, pero en este tablero las cosas cambian por horas. Lo que sí parece es que pase lo que pase nada seguirá igual. Ni en Ciudadanos –por supuesto- ni en el resto de partidos.