El frente ucraniano en el gobierno español

Lo realmente chocante en el lado oscuro del Consejo de Ministros es sacar la cara por Putin en unos momentos en los que el mundo vuelve a tambalearse con la crisis de Ucrania. Puede ser perfectamente legítimo, cómo no, pero, desde luego, es altamente inconveniente, casi irresponsable, pronunciarse, en plan ‘oveja negra’, contra lo que se cuece en Occidente cuando se forma parte de un Gobierno tan comprometido con los intereses de la OTAN que va a albergar en Madrid la más importante y difícil ‘cumbre’ de la Alianza Atlántica en una década.

¿Por qué no les dice la inteligente Yolanda Díaz a los tres ministros descarriados que se metan, como hace ella, en los asuntos de su Departamento y no anden confundiendo Soria, tierra despoblada de la que se hablará mucho en la campaña castellano-leonesa, con Siria?, ¿o Ucrania con Tabarnia?, ¿o a Blas de Lezo con el almirante Carrero? Pues será quizá porque, me temo, las dos ministras y el ministro ‘descarriados/as’ no tienen apenas asuntos propios en sus respectivos ministerios, artificialmente creados para que ellos, los coaligados, los okupen; y, como no tienen nada mejor que hacer, buscan estar en los titulares con ocurrencias: que si las niñas tienen o no que ir vestidas de rosa (encuesta carísima), que si el sexo de los juguetes (vídeo carísimo), que si los roscones deben llevar más o menos nata, que si ‘give peace a chance’, como en los viejos tiempos de ‘yankees, go home’… Que no, que Irak —y allí estábamos muchos en contra— no es Kiev (que es, se lo digo a algún despistado/a con rango ministerial, la capital de la sufrida Ucrania).

Pues claro que nadie quiere la guerra, Ione, Irene, Alberto, Enrique Santiago, Pablo —que se cuela de tertuliano, ya fuera del Gobierno, laus Deo—. Pero no puede ser que, desde una tribuna pública, ante una decena de cámaras de televisión y una docena de embajadores extranjeros, el jefe de la diplomacia española tenga que recordar a compañeros ministros que la política exterior la marca el presidente del Gobierno, y no cuatro disparatados que no sabrían localizar Ucrania, o Bielorrusia, o Kazajistán, en un mapa ciego. Y que un día de estos van a arruinar la esperada foto, en junio, de Joe Biden abrazando en la capital española, al fin, al gran coleccionista español de ‘photo opportunities’. Y eso sí que no; así que a ver cómo lo arregla el hombre del álbum monclovita de fotos, tan importantes para una reelección. Creo que no será tanto saliendo a recorrer las calles como echando a alguno/a a la calle.

Fernando Jauregui 1478562861 123311786 667x375
Fernando Jáuregui
Ver más artículos

Fernando Jáuregui Campuzano (Santander, Cantabria, 1950) es un periodista español. Hijo de Fernando Jaúregui Epalza y de Mª Carmen Campuzano Calderón. Tras cursar estudios de Derecho y Periodismo en Madrid, se incorpora al mundo de la comunicación, primero en Europa Press. En años sucesivos desarrolla una prolongada carrera como columnista en distintos periódicos de tirada nacional: Informaciones, Diario 16 (1975-1982), El País (1982-1989), El Periódico, El Independiente (1989), Ya y el El Correo. En el pasado ha escrito en el diario El Mundo, en la Agencia Colpisa y en el periodico oscense Diario del Altoaragón, la revista Más-Más y la edición y dirección del diario digital Diariocritico.com. En este último hasta 2015, cuando pasó a presidir el proyecto Educa 2020.