J. M. M. Sánchez – El esgrafiado, nota de distinción en nuestras calles

107

Referido al esgrafiado él término, al parecer, tiene origen italiano. “En Segovia hay edificios que lo mantienen desde hace siglos: Alcázar (XIV), Torreón de Lozoya, Palacio Conde Alpuente, Conde Cheste, todos del siglo XV… Sin olvidarnos de la Torre de Arias Dávila, con una división horizontal de su esgrafiado”. -Marqués de Lozoya-.

Otro apunte. “En el mes de julio de 1855, la Comisión de Policía Urbana propone al Ayuntamiento, con una finalidad principal: proporcionar trabajo a la clase jornalera, y mejorar el ornato y salubridad pública, pedían que se adoptaran medidas extraordinarias para que todas las casas de la Plaza Mayor y calles principales, fueran adornadas a costa de los dueños. Propuesta aceptada, extendiéndose a las fachadas de Plaza Mayor, Calle Real hasta el Azoguejo. Cuatro años más tarde, 1859, se podía ver en todas las fachadas”. (2)

He leído por ahí, que son Barcelona y Segovia las ciudades españolas con mayor tradición en la técnica del esgrafiado. También se encuentra en localidades de la provincia, Turégano, Cantimpalos, Santa María de Nieva, Coca… En la capital destaca la Plaza de San Lorenzo.

Y que también les cuento que para el CAT se tiene previsto llevar a efecto revoco esgrafiado, “con un diseño típico de Segovia”. Yo ahí lo dejo.

Las calles y su por qué

Sepan, que en la sesión del ayuntamiento de la capital de 22/12/1897, siendo alcalde Mariano Sáez y Romero, se aprobó cambiar el nombre de la calle La Roncha por la de Doctor Sancho. Le doy cuatro pinceladas de donde y el por qué de la calle de referencia y lo “remato”.

La vía sale de la c/ San Francisco y acaba junto a la iglesia de San Clemente, a la misma orilla de lo que fue Fernández Ladreda y ahora av. del Acueducto. Pregunta ¿por qué el cambio? El Dr. Sancho, Mariano Sancho Martín, nacido en Segovia en 1861, había llegado al mundo un año después de que su padre, Antonio Sancho Tejero, médico también, hubiera abierto en Segovia la denominada Casa (balneario) de Baños (3) en la calle de San Francisco 23.

Tras la digresión prosigo. El doctor Sancho, medicina y cirugía, ejerció el puesto de Catedrático en la Facultad de Medicina de Valladolid. Su fallecimiento se produjo cuando solo tenía 34 años, en 1895. D. Mariano publicó en 1882 un estudio bajo el título “Consideraciones médico sociales acerca de la fecundación artificial aplicada a la especie humana”, una de las primeras que trataron el tema, por lo que fue referencia en muchos congresos de medicina a lo largo de los años.

Un apunte familiar más: D. Mariano era cuñado del también médico, entre otras muchas actividades, de Segundo Gila Sanz.

¿Por qué se cambió el nombre de la calle? No encontré la causa y por escribir sobre una posible relación causa/efecto, digo. La Roncha (4) es una enfermedad de la piel. Ronchas llevaban en sus manos las lavanderas, ya profesionales de las empresas laneras de Segovia, ya amas de casa que también accedían al rio, Eresma, Clamores y otros muchos, durante los duros días de invierno.

Ahí, en las manos de las mujeres, después de lavar la ropa, aparecían grandes ronchas de color morado. No afirmo que el nombre de la calle viniera de ahí, pero…

========
(1) El esgrafiado es una técnica decorativa que consiste en hacer incisiones sobre el cuerpo del objeto o pared, en la parte superficial, de manera que quede al descubierto la capa inferior, que es de otro color. Generalmente se usan plantillas para conseguir motivos geométricos de repetición.

(2) “Transformación y usos de un espacio Urbano”. Miguel Ángel Chaves Martín.

(3) El Balneario se ubicaba en la que hoy conocemos como Casa Gila, que también tenía entrada por c/ Angelete 16. Vía que asciende desde el Azoguejo a salir por Pintor Montalvo. Ahora lleva el nombre de Teodosio el Grande y entre medías el del aviador Ruiz de Alda, en el barrio de El Salvador. No era el primer balneario en Segovia, pues, muchos años antes, ya hubo otro en el arrabal de San Marcos, cuyo propietario era un canónigo de la Catedral.

(4) Abultamiento liso de color rojo que sale en la piel a causa de una picadura de insecto o por una enfermedad y que suele provocar un picor intenso.