El Eresma ‘ahogó’ a los Mostenses

Pasen y lean.

Un día de principios ¿o fue a finales? del siglo XII (1) llegaron a Segovia, invitados por el obispo Gonzalo de Miguel, tres monjes Mostenses del Convento de la Vid (Burgos). Estos se comprometen a fundar un monasterio de la Orden de Canónigos Premonstratenses. Fue su primer jefe el francés Gualterio Ostene. Su vida conventual comienza teniendo como sede la iglesia de Santa María de los Huertos.…’, en La Alameda.

‘Todo pasa/y todo queda’. El tiempo dejó patente la mala elección de lugar que habían ‘adquirido’. El Eresma, a cuya derecha (según río abajo) estaba el monasterio, tenía la mala costumbre de abandonar sus márgenes y sus aguas ‘regaban’, ¡y de qué forma! el edificio religioso. Una de las riadas más fuertes, 1304, les proporcionó un susto del que no se recuperó la comunidad.

También hubo salida de madre en 1570. Tanta agua entró en el recinto, que los monjes recogieron los sacramentos —como otras tantas veces—, y se hospedaron en los conventos de Santa Cruz y El Parral. En ese tiempo era abad Norberto de Haro, quien escribió al Rey Felipe II para contarle lo que pasaba y pedir ayuda.

En otra avenida, la de 1627, el agua, pese a que se había construido un muro, les puso en la disyuntiva de quedarse y ahogarse o coger —como terca realidad—, una escalera de mano y salir por la parte de atrás del convento, escalando las rocas.

¡Qué nos saquen de aquí! Cansados, mojados hasta los huesos y aburridos de buscar soluciones —que cuando llegaban eran simples parches— los canónigos de la congregación toman su decisión irreversible que trasladan al Concejo de la Ciudad: ‘o nos vamos de aquí, o nos ahogamos’. Piden un lugar, siglo XVII, donde, ‘huyendo de las riadas del Eresma podamos mantener nuestra actividad’, poniendo a salvo lo que tenían en el Monasterio.

Su petición fue atendida. Cogieron sus cosas y caminaron. El primer refugio lo fue en Santa Eulalia. El lugar fue provisional por pequeño. Su ubicación definitiva llegó en la zona alta de la ciudad ¿1651?, en lugar a pocos pasos de la Torre de Arias Dávila. Allí construyeron el segundo convento de Santa María de los Huertos. Lugar que estuvo en pie hasta el siglo XIX. Aquí pasaron sus mejores tiempos. Pudieron ¡al fin! dormir sin sobresaltos. El agua les llegaba del canal del Acueducto.

El nuevo convento ocupaba una extensión de 9.132 metros cuadrados, entre corrales y edificación. Su fábrica era de mampostería, los muros interiores ladrillo y adobe, los pavimentos de baldosas… Sus tres plantas estaban cubiertas ‘a teja doble’. Cien metros tenía su iglesia, incluida una capilla. Allí vivieron hasta su final en 1835. Habían conseguido, cuando menos, secar los hábitos.

Cuando ‘llegó’ la exclaustración, 1820, la comunidad tenía 10 religiosos. El Decreto exigía cuando menos 12, por lo que fue suprimido en enero de 1821. Lo abandonaron. Regresaron en la etapa Fernandina. En ese tiempo el Monasterio disponía de varios bienes. Entre ellos 997 obradas de tierra cultivable, 64 viñas y 2 huertas. Todas en arriendo, ubicadas, la mayoría, en el término de San Pedro de Allas.

Tras la Desamorización de Mendizábal, septiembre de 1835 (2), pasa el tiempo y Hacienda no consigue vender el convento en ninguna de sus subastas. Fue, durante unos años, acuartelamiento de tropas de milicias. El Ayuntamiento lo reclama en 1886 (3) con la idea de construir un ‘complejo’ con escuelas, juzgado, Casa de Socorro… Pese a que el arquitecto Odriozola presentó el proyecto, este no se realizó por —como siempre—, falta de “monises”. El edificio quedó en estado de ruina, en el que se cobijaban varias familias.

A mediados de 1889 la Ciudad acuerda su demolición. El grupo escolar, que permanece en el referido lugar, y el jardín, son proyectos del año 1901. La Plaza de los Huertos (también ‘Andrés Laguna’), recuerda el paso de los Mostenses por la Ciudad de Segovia. Siete siglos de presencia.


(1) Félix Gila, José María Quadrado, Maximiliano Barrio… en 1176; Cabello Dorero, 1177: Documentación del Monasterio de la Vid entre ‘siglos XII y XIII’: el Portal’ de Archivos Españoles lo ‘funda’ en 1233…
(2) R.D. 25/7/1835, supresión de conventos con menos de doce individuos.
(3) El Ministerio de Hacienda da contestación positiva a la petición de la Ciudad en 1897.