El deporte y la España vaciada

Segovia es una de las provincias incluida dentro de la España vaciada. El descenso demográfico, el envejecimiento de la población, la migración de muchos ciudadanos en busca de mejores condiciones laborales y la paralización en las políticas estratégicas de progreso económico son las causas más reconocibles que han ocasionado la despoblación del territorio y, por consiguiente, la carencia de oportunidades y las dificultades para acceder a muchos servicios básicos.
Frente a esta situación tan desfavorecedora están surgiendo iniciativas que tratan de paliar este abandono al que están llegando algunas localidades. Entre las más destacadas se encuentra el potenciar la actividad física y deportiva en estos territorios. En nuestra provincia ya son muchos los ejemplos en los que los equipos representantes de algunos pueblos se están convirtiendo en auténticos referentes. El Balonmano Nava quizás sea nuestro máximo estandarte, puesto que aspira a consolidarse entre los mejores conjuntos nacionales. Pero no hay que olvidar al C.D. San Cristóbal, que tras dos ascensos consecutivos juega en la 2ª B, al Club de Pelota Vallelado, que es todo un icono de esta disciplina en España, al Ayuntamiento de Cantimpalos con su tradicional cros o, más recientemente, al C. F. Turégano, que consiguió atraer a tres mil aficionados al campo de La Albuera en su partido de Copa del Rey; un hecho histórico que, sin duda, quedará grabado en la memoria del deporte local.
Por tanto, el deporte es una forma de involucrar a la población, que permite generar un sentimiento de orgullo y pertenencia entre los habitantes, que favorece un mayor dinamismo en la vida diaria, además de potenciar actividades económicas asociadas a los eventos organizados. Siempre hay que considerar los problemas como una oportunidad, y el deporte es una vía de solución.