El Atazir | Leonor

Me gusta el nombre de Leonor. Fonéticamente y por lo que representa en Castilla. Leonor fue el nombre de dos buenas reinas. Leonor de Inglaterra –hija de la de Aquitania-, reina de Castilla por su matrimonio con Alfonso VIII, y Leonor de Castilla, reina de Inglaterra tras su boda con Eduardo I, el ‘zancas largas’, el atizador de los escoceses y de Braveheart. Fueron reinas ejemplares para la época. Leonor Plantagenet introdujo el estilo gótico normando en España con la catedral de Cuenca, que promovió, y junto a su marido instó la construcción de las Huelgas Reales, en donde está enterrada. Allí se casó la segunda Leonor con el fiero, aguerrido y potente- en todos los sentidos- Eduardo.

La educación es una inversión. Pero con una diferencia: que también los españoles nos beneficiaremos de tener como principal funcionaria del país a una reina bien educada

Está en el candelero la princesa Leonor. Y por una polémica estúpida. Que si se va a estudiar la secundaria en Gables. Que si es un colegio privado. Que si cuesta tanto. La Casa Real, en un ejercicio de transparencia ejemplar, ha dado hasta el más mínimo detalle de la decisión. La educación de Leonor será costeada con el sueldo de los reyes que, como todo padre y madre, desean la mejor educación para sus hijos, y no confunden gasto con inversión. Porque la educación es una inversión. Pero con una diferencia: que también los españoles nos beneficiaremos de tener como principal funcionaria del país a una reina bien educada. No creo que ciento catorce años después de la Junta de Ampliación de Estudios, nadie se eche las manos a la cabeza porque una ciudadana vaya a estudiar al extranjero. Y en cuanto a que recale en un colegio privado, supongo que la alternativa no pasaría por ir al Rokeby School de Canning Town, en Londres, dicho sea con el debido respeto. Algo más: el presupuesto de la Casa Real española es de 8,6 millones de euros. Comparen con la presidencia de Italia, Francia o… Portugal.

Conclusión: la educación de Leonor no le va a costar un euro a los españoles

Conclusión: la educación de Leonor no le va a costar un euro a los españoles. Otra cosa bien distinta es el coste para el ciudadano del cuidado de los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero, si es cierto que han estado a cargo de una funcionaria eventual –nivel 30, el máximo en la Administración- del Ministerio de Igualdad, según la denuncia de la ex abogada de Podemos Mónica Carmona remitida al juez del caso Neurona. Eso sí que tendría un coste para el contribuyente, además de otras repercusiones legales si la denuncia se confirma. Dedicar a una asesora –cargo de libre designación- para otros menesteres que los que su cargo indica es cosa de cuidado.

Que un partido político como Podemos utilice estas triquiñuelas contra la Corona viene a ser hasta normal. No tanto el caso de la niñera, y menos que RTVE, la televisión pública, entre al juego con el bochornoso subtítulo del anuncio de la educación de Leonor y con el silencio de la denuncia contra el vicepresidente y la ministra de Igualdad. Aunque no sé de qué me extraño. Cuando a los colegas podemitas de Andalucía se les ocurrió mencionar la posibilidad de entrar en el gobierno de Susana Díaz, ocupando la Consejería de Turismo, Pablo Iglesias les recriminó: ¡Babiecas!, lo que hay que pedir es Canal Sur.