De cuando en Santa Columba se quiso construir un hotel

No se crea el lector que hace tanto tiempo que en lo que eran los restos de la iglesia de Santa Columba (1), ahí, puerta con puerta, con el Acueducto en la subida hacia el Postigo, se quiso construir un hotel y… el edificio de Correos y Telégrafos. Créame, no hace tanto. La idea es de 1926 (2). En el Ayuntamiento mandaba Fernando Rivas García.

In illo tempore, que es como quien dice antes de ayer, en esta la nuestra, se creaban polémicas de humo que nacían de la nada. Vamos, como ahora. Una de ellas se inició aquel día en que el ‘Heraldo Segoviano’, octubre de 1926, hizo público que un grupo de empresarios, no segovianos, se había interesado en el Ayuntamiento pidiendo información y posibilidad de construir un hotel en las ruinas de la iglesia de Santa Columba.

El lector, que muy posiblemente conocerá el lugar, no tiene nada más que cerrar los ojos y ‘contemplar’, de forma y manera virtual, cómo sería ahora la zona si aquello se hubiera plasmado en realidad. El espacio pertenecía a la Ciudad y el Ayuntamiento decidía. La idea no se llevó adelante, pero…

Existía la necesidad de cambiar de ubicación la casa de Correos y Telégrafos, que se situaba en la calle Juan Bravo y se había quedado pequeña. Se pretendía, se quería, que se quedara en el mismo lugar en el que estaba, ampliando sus horizontes, o, bien, que se construyera en… la ruinas de Santa Columba. Lugar, como se puede apreciar, muy solicitado.

Sobre el tema que, como se demostró, interesaba a la ciudad, se realizó una encuesta ‘a pie de calle’. La opinión mayoritaria fue ubicarla en el lugar indicado del Azoguejo. Se consideraba que sería, por lo céntrico, un buen lugar para las comunicaciones. Desde el Ayuntamiento se acogió la idea y se pidió apoyo a la Dirección General de Comunicaciones. No hubo mala predisposición, si bien había que cumplir plazos y negociaciones y… podía suceder lo que sucede con el CIDE, la chapuza constante de Padre Claret (ambos pozos sin fondo)… y menos mal que no sucedió.

Eso sí, en todos los casos consultados se decía con claridad meridiana que siempre sería necesario que las construcciones que se llevaran a efecto fueran “respetuosas” con el entorno del Acueducto. Bien.

Otra cuestión en el mismo camino. Una de las instituciones que se movía con ‘soltura’ en la ciudad por aquellos años era la Cámara de Comercio. La presidía Claudio Moreno. Este, al tiempo que no veía con malos ojos la posible inversión de empresarios para construir el hotel, defendía claramente la ubicación de la Casa de Correos en Juan Bravo, “En mi opinión –dijo-, sería un gran acierto la construcción del Palacio de Comunicaciones en el lugar del Casino de la Unión. Así se lo manifestamos y propusimos el señor alcalde”.

Nada se hizo de todo lo expuesto. El grupo de empresarios cesó en su idea y el Ayuntamiento prefirió conceder a la Dirección General de Correos y Telecomunicaciones, que urgía escritura de cesión, los terrenos en… San Facundo.

Hubo algún que otro desencanto e incluso críticas desde dentro del Ayuntamiento: “si se construye ahí, no nos quedará espacio para el colegio de Los Huertos”. Sin embargo no fue así, pues Correos está donde todos, o casi, conocemos, y el colegio también. Fueron arquitectos de aquel edificio Luis Lozano y Joaquín Otamendi.

==================

(1) Santa Colomba de Sens. (Columba en Segovia). Nació en España. Fue mártir en Francia. Su fiesta se celebra el 31 de diciembre. No se conoce fecha de la primera construcción de la iglesia en Segovia. Sí que se realizó sobre las arenas que habían servido para subir las piedras del Acueducto. De ahí su fragilidad en la cimentación y sus derrumbes constantes. Fernán González, Conde de Castilla, la reconstruyó en el siglo X. Y volvió a caer. Los feligreses intentaron levantarla, y no encontraron dinero finalista. La Desamortización ‘se la quedó’. La vendió después a un particular y el Ayuntamiento adquirió sus ruinas en 1917. La capillita actual, en la terraza que lleva su nombre en pleno Azoguejo, es el único recuerdo viviente de la historia. Lo que hay que agradecer, fundamentalmente, al esfuerzo, entrega y cariño del librero segoviano Guillermo Herrero García.

         (2) Efemérides segovianas de ese año:

         -La ‘Dipu’ nombró alcaldesa honoraria a la Infanta Isabel, en pleno mes de agosto, Era presidente Segundo Gila y Sanz

         –Ignacio Zuloaga compra y  después rehabilita, el castillo de Pedraza.

         –Alfonso XIII, concede  el título de ciudad a Cantalejo. Tenía entonces 3.426 habitantes. Ahora (censo 2021) 3.522.

         -Febrero. En Segovia nevó a lo largo y ancho de ¡dos días consecutivos! La temperatura descendió a 13 bajo cero.

         -Abrió sus puertas en la capital, (Plaza Mayor) ‘El Alcázar Confitería y Bombonería’. Proyecto de Frutos García Martín. Su iniciativa se mantiene en una larga vida.

         -Nace en Lovingos, Balbino Velasco Bayón, carmelita y extraordinario historiador.

         -El Castillo de Coca es declarado Monumento Nacional. Propiedad de la Casa de Alba, en 1954, fue cedido por un periodo de 100 años al Ministerio de Agricultura.

-Nace en Segovia Cirilo Rodríguez. Gran periodista, a la vez que extraordinaria persona. Se formó en Radio Segovia y se doctoró en los micrófonos de  RNE.

-Se trasladan a EE.UU. las piedras del claustro, refectorio del conjunto y sala capitular de la iglesia de San Miguel de Sacramenia. El millonario William Randolh pagó 40.000 dólares por las 35.788 piedras. Desde su instalación conforman un templo en Miami.

         -Muere en Segovia el abogado, historiador y publicista, Carlos de Lecea García. Era el 11 de noviembre.