David García-Foj Fernández – Cuestión de prioridades

72

El pasado viernes 29 de noviembre se presentaron los presupuestos del año 2020 para el Ayuntamiento de Segovia. Unos presupuestos que, a pesar de ser los más altos de los últimos años, nos traerán menos inversiones reales para los ciudadanos, aproximadamente medio millón de euros menos en inversiones que el año anterior.

La nefasta gestión y las sentencias condenatorias como la de Navisa por la expropiación de los terrenos donde se está construyendo el IES de San Lorenzo –en la que nos vemos obligados a pagar este año 1,2 millones de euros– hacen que las aspiraciones de este Ayuntamiento se vean mermadas. Hay que recordar que lo que nos iba a costar 1.707.300 euros finalmente nos costó 5.641.828 euros, más los intereses de demora, tal y como informó este periódico en su momento.

Los recursos de los que dispone este Ayuntamiento y cualquiera son limitados, por eso su obligación es priorizar las partidas de gasto. El equipo de gobierno debe decidir en qué se gasta el dinero de todos los ciudadanos y para ello deben tener claro cuáles son las necesidades de los segovianos y las carencias de esta ciudad. Algo que a priori está a la vista de todos y sin embargo…

Un año más el Ayuntamiento de Segovia invierte cero euros en los Polígonos Industriales de nuestra ciudad. Este gobierno y cualquiera debe aprobar unos presupuestos que ayuden a aumentar la actividad económica, generar riqueza y crear empleo para que así, entre otras muchas cosas, se pueda frenar la despoblación que sufre esta ciudad año tras año. Las políticas de empleo y la despoblación son cosa de todos, desde los pequeños ayuntamientos hasta el Gobierno de la nación.

En vez de esto, la señora Luquero está a otras cosas, está a la promoción cultural, al Hay Festival, a Muces, a la Fundación Don Juan de Borbón y demás menesteres, algo que sin duda es necesario. La cultura es algo de todos y algo fundamental para el desarrollo humano de las personas, pero como siga así… se va a quedar sin población en Segovia que pueda disfrutarla.

Este Ayuntamiento gasta más dinero en promoción cultural que en alumbrado público. Es posible que su política económica consista en publicar varias plazas de faroleros en la ciudad –persona encargada de encender los faroles de una ciudad y mantenerlos en buen estado cuando no había electricidad– para así generar empleo. Es evidente que hay zonas de esta ciudad donde la iluminación es muy escasa.

Como decía, es cuestión de prioridades. La alcaldesa debe elegir entre gastarse 15.000euros en un parque para la sociabilización de perros o destinarlos, por ejemplo, a la adaptación de estos para que puedan jugar niños con diferentes habilidades. Desgraciadamente, elige un parque para la sociabilización de los perros.

En definitiva, para el 2020 los segovianos tendremos unos presupuestos que no son más sociales que el año anterior, a pesar de tener a Izquierda Unida en el gobierno de la ciudad. Unos presupuestos que no se ponen como meta el desarrollo económico, como decíamos se invierten cero euros en los Polígonos Industriales y unos presupuestos que no lograrán un año más mejorar el bienestar de nuestros vecinos y su calidad de vida.

——
(*) Concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Segovia.