Conquistando Méjico

No es un guion previsto sumar un nuevo ejemplo de mujer deportista en mi columna que demuestra con su esfuerzo y trabajo que es ejemplo.
En este espacio han sonado con fuerza nombres como Ángela Peñas e Inés de Benito de las que en ‘hacer fácil lo difícil’. Valoro sus méritos pero sobre todo su generosidad y esfuerzo para compaginar estudios y deporte de alta competición ‘marca Segovia’. A ellas sumo un nuevo nombre que ya define sus iniciales con letras doradas en el circuito profesional, Jimena Velasco, a quien he tenido la fortuna de ver jugar en sus inicios cuando disputaba con su tía Vanesa en campeonatos de verano demostrando desde muy niña su enorme talento.
Hace tiempo que la segoviana apostó por sumar horas de trabajo y esfuerzo compaginando estudios universitarios con los exigentes entrenamientos para luchar por su sueño como jugadora de pádel.
Junto a Noa Cánovas ha alcanzado la gesta de llegar a semifinales, dos novatas que no contaban para nadie han avanzado en el cuadro con datos de récord enfrentándose a quienes ellas mismas consideran referentes. Han dado un buen zarpazo a la clasificación y nuestra Jimena ya es 47 del ránking del World Pádel Tour.
Lecciones que son ejemplo, el sacrificio, compromiso y el tener los pies en la tierra para demostrar que las gestas no se convierten en pilares sin trabajo, esfuerzo y una estrategia consensuada en equipo, de no dejar de admirar a jugadoras consolidadas pero teniendo el descaro de disputar la gloria.
Siento orgullo ante las conquistadoras del corazón del pádel mejicano aun sin ganar y de ver como una jugadora que nace de la sede valverdana ‘Padel Zone’ que dirige Iván García asume con prudencia el éxito, lo que augura un feliz camino en los retos que tienen por delante.