¿Cómo compensar al Coronel Pérez de los Cobos?

En la milicia, y en mis propias carnes, aprendí la religión del honor, por ello tengo en tal estima a quienes lo cultivan, viven y defienden por encima de sus intereses personales, como ahora estamos viviendo el triunfo del honor representado en el coronel Diego Pérez de los Cobos, cesado de su puesto de Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, por no acceder a revelar un informe ‘subjúdice’ solicitado por el Ministro de Interior, Sr. Grande-Marlaska. No en vano el lema de la benemérita es ‘El Honor es mi divisa‘.

Es el caso que el señor Ministro de Interior, Sr. Grande-Marlaska, anteriormente reconocido y valorado juez, intentó obtener información del informe enviado por la Policía Judicial de la Guardia Civil a la magistrada del Juzgado de Instrucción 51 de Madrid, sobre la manifestación feminista del 8 M. La Directora de la Guardia Civil, María Gómez, pidió el informe alegando: “Es una investigación delicada para el Gobierno, y tenemos que conocer lo que la Guardia Civil está entregando a la jueza”.

“¿Cómo puedo informar de algo que desconozco?”

Como no podía ser de otra manera en un valorado mando de la benemérita, el Coronel Diego Pérez de los Cobos respondió que “ni yo que soy el superior de esos agentes que trabajan como Policía Judicial para la jueza Rodríguez Medel debo saber qué investiga ¿Cómo puedo informar de algo que desconozco?”.

La Directora de la Guardia Civil comunicó al coronel el cese “por no articular los mecanismos adecuados para que el ministro esté informado”, y le explicó que el cese había sido tomado por la cúpula del Ministerio.

Parece que el íntegro coronel ya se había mantenido digno antaño, entonces de teniente, ante otra improcedente petición del director de la Guardia Civil, Sr. Roldán, procesado por ciertas irregularidades, de que le revelase el nombre de un confidente. Por la negación el director le cesó y su coronel le dijo “te mereces dos meses de arresto y dos…, pero en atención a tus servicios solo vamos a cesarte. Quedas disponible”.

“No tuvo mayor trascendencia, ni yo se la di”

El director general, no obstante habérsele plantado Pérez de los Cobos, y no facilitarle los datos del confidente, dijo: “No tuvo mayor trascendencia, ni yo se la di, pero me llevé la impresión de estar ante un hombre íntegro hasta el extremo, tanto como para negarle el nombre de un posible confidente del entorno de ETA a su mismo superior de la Guardia Civil”.

El Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo nº 8 de Madrid ha anulado el cese del Coronel Pérez de los Cobos y ha ordenado al Ministerio de Interior reponerle en su puesto. Un diez para ambos, juzgador y juzgado.

Pero se da la circunstancia de que Pérez de los Cobos había realizado y superado el curso de habilitación para el desempeño de cometidos de oficial general en la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas en Madrid, número uno de su promoción.

Pregunto ¿quiénes y cómo van a pedir disculpas y cómo compensar de tan injusto trato?

Dependiendo del Consejo de Ministros el ascenso al generalato, Consejo de Ministros en el que ya no debería estar éste que fue íntegro juez, pero incalificable ministro, Sr. Marlaska ¿es pensable ver a este íntegro valenciano, padre de tres hijos, y probo jefe de la benemérita, con las divisas de general de brigada del querido, respetado y admirado Instituto, que con orgullo luce el lema ‘El honor es mi divisa’, y tiene demostrado que no queda en bonito lema, sino en norma de vida?

Hablando de Pérez de los Cobos y del Instituto de la Guardia Civil me vienen a la memoria los versos de José de Arráez, referidos a la Academia segoviana de Artillería, ese otro templo y fábrica del honor: “Mas si el tiempo me quebranta/ y la tristeza me agobia/aún mi espíritu levanta/aquella religión santa/que aprendimos en Segovia ¡La religión del honor!”

Todavía queda honor, responsabilidad, lealtad y entrega en España.

Pues, con o sin ascenso, mi admiración y aplauso ya lo tiene este leal jefe de la ‘benemérita’.