César Arcones – A correr

181

Pues por fin podemos pisar la calle. Nunca os había importado menos que hiciera frío, calor, lloviera o cayeran chuzos de punta. Hemos dado vacaciones a Brasero y compañía y saboreamos cada segundo que el viento toca el poco pelo que nos queda tras autocortarnos el pelo o algo hasta entonces más impensable aún: que nuestro hermano experimentara con nosotros como cobayas con su nueva máquina recortadora.

Andamos con pasos idénticos. La misma zancada que hemos automatizado en mes y medio en la cinta de andar que pasó de sujetar ropa en un rincón de la casa o de ser rescatada del trastero en misión suicida, convirtiéndose en nuevo miembro de la familia, teniendo para siempre su sitio reservado en la cena de Nochebuena.

¡Y podemos correr! ¡Sí! Eso que siempre habíamos dicho que era de cobardes. Nos posee el espíritu ‘runner’ y pretendemos ser los nuevos Zatopek mientras rescatamos del armario esas mallas que antes nos marcaban ‘culete’ y ahora, tras 50 días devorando cursos de repostería y sus consecuencias nos convierten en morcillas andantes.

¡Y habrá quién tenga algún tipo de complejo aún! ¡A estas alturas! Dificultades sí, muchas, sobre todo para descifrar las normas de actuación en ese momentos: horarios de madrugadores o noctámbulos, logística para no venirnos arriba y sin darnos cuenta acabar en el pueblo de al lado y ponerse al día de oraciones y rezos para no encontrarnos mucha gente en el recorrido a modo de encierro de San Fermín o que en la primera zancada no acaben los isquiotibiales a la altura del sobaco.

Así que disfruten de volver a pisar asfalto y tierra, con tranquilidad porque si no se podemos correr pues empezaremos andando. Será por tiempo para volver a ponernos en forma! La San Silvestre queda lejos aún.

Mientras tanto en un Universo paralelo, en una realidad que nos parece tan lejana como el día que podamos volver a darnos un abrazo, el mundo del fútbol profesional sigue a la gresca entre televisiones, derechos, competiciones, puertas cerradas e intereses varios para arrancar o parar, continuar o finalizar. Lo importante es la salud, dicen…