Carolina García – Y ¿quién es él/ella?

El entrenador o entrenadora. Gracias por tanto, gracias por todo. Gracias entrenadores porque un día llegasteis a la vida de una persona para cambiársela. Porque en muchos deportes está muy poco remunerado para todo lo que hacéis.

¿Cómo explicarlo? Cuando alguien invierte su tiempo en ti, no solo cuando estás entrenando, sino tiempo no visible, tiempo familiar que utilizan para nosotros como es el tiempo en preparar entrenamientos, para escucharte los problemas o retos personales, nuestros malos momentos, nuestros días donde nuestra actitud no es la mejor, y siempre desde el corazón y desde su experiencia, te terminan sacando una sonrisa y sacas fuerzas para terminar las series o mantenerte enfocado y no caer.

Qué bonito es poder compartir con ellos, la ilusión, el esfuerzo, el sacrificio, la lucha… es como tener un amigo que entiende tu pasión y te apoya en todo.

A veces me pregunto, qué ven ellos en nosotros que ni nosotros mismos somos capaces de ver, qué nos vienen a enseñar en esta vida, porque ellos dedican más tiempo que nosotros, pero al final quien se lleva el mayor reconocimiento es el deportista. ¿Acaso tienen superpoderes? Sin duda, son personas con un don especial, personas que pueden reconocer los dones de cada deportista y hacer que lleguen a su máximo nivel.

Por eso una vez más les doy las gracias. Gracias Antonio y Belén (Belman) por hacerme disfrutar en la gimnasia rítmica, gracias José Antonio Manrique y Ana por descubrirme, por cambiarme la vida, por luchar por mis derechos, porque gracias a vosotros no solo me llevo un estilo de vida increíble, valores y resultados espectaculares. Gracias Rosa Colorado, por enseñarme la disciplina, la lucha, por hacerme vivir el atletismo de manera profesional, por hacer un grupo de ensueño. Gracias Pedro Pablo Nolet, porque me devolviste la ilusión para entrenar y competir. Y me animabas diciéndome que podía hacerlo. Gracias Manuel Carballo, por dejar que no me caiga en los momentos más duros de mi vida, gracias por tu pasión que me contagias cada vez que nos vemos y por sacar lo mejor de mí.

Gracias a todos y cada uno de los entrenadores que hay porque sé que en mis palabras están el corazón de todos y cada uno de los deportistas.