Camiseta

Escucho ‘Faith‘ de George Michael y me transporto a mediados de los 80: Ramón Trecet y su ‘Cerca de las Estrellas‘ que nos descubrió el mundo NBA a mi generación. Yo programando mi vhs (no tenía combo), para tratar de aprender los movimientos del ‘gordo’ Barkley, de Kevin McHale o del “bailarínRobert Parish. Disfrutaba de los últimos duelos Bird/Magic y de los terribles Bulls/Detroit.

La medalla de Los Ángeles 84, que pude ver ya que mi padre me levantó a las mil de la madrugada: gracias.

En España y Europa estaban los duelos Norris/Martin, Petrovic, Kukoc, Sabonis,…

Más tarde, irrumpió el desaparecido Andrés Montes y su querida frase que repito en ocasiones: “porque la vida puede ser maravillosa”. Eran otros tiempos y otro baloncesto. Pepu Hernández, reivindicó un deporte y logro que nuestra selección, familia, se llenara de medallas. Qué recuerdos….

Ahora es otro baloncesto, lo hablaba con amigos entrenadores y reconocían que se ha dejado un poco de lado el trabajo de fundamentos individual para centrarse en lo físico y colectivo, todo más encorsetado y dirigido, sistemas muy cerrados que no dejan sitio al talento o improvisación.

Cuando puedo disfruto desde la grada de las Ligas Sénior Provincial, Autonómicas o Nacionales, pero les pediría un favor: acérquense a ver la Avispa, ver a los peques disfrutando aún de su inocencia en este deporte, persiguiendo el balón, intentando llegar a canasta o tratar de botar, sin interés por competir, solo jugar. Eso no tiene precio. Vamos Saúl.

Ole por los que mantienen esos proyectos que surgieron hace años.

Semper fidelis.