Calviño, por fin, se cae del caballo

Dicen que más vale tarde que nunca. Pero, ya era hora de que en la vicepresidencia económica se alarmaran porque la realidad esté arrasando sus previsiones y su discurso triunfalista. De momento, las alarmas han saltado de puertas para adentro. Ahora falta que Nadia Calviño convoque a los medios de comunicación y traslade a toda España su preocupación por la evolución de la economía y elabore unas previsiones más realistas para que todos podamos tomar decisiones más ajustadas a la realidad. El detonante ha sido el dato de inflación adelantado del mes de noviembre, cuando el IPC se ha colocado en un histórico 5,6%.

Resulta sorprendente que una situación que venía meses cociéndose se haya ocultado a los ciudadanos. Incluso que se hayan fabricado unos Presupuestos Generales del Estado para 2022 con un cuadro macroeconómico al margen absolutamente de la realidad y de las previsiones de todos y cada uno de los organismos públicos y privados que venían advirtiendo. La inflación ha venido para quedarse meses y muchas decisiones de gasto se han tomado con esa referencia. Además, el precio del petróleo en un país dependiente tampoco se ajusta a la previsión de los analistas. Se lleva meses ocultando una realidad que se traduce en que los consumidores no consumen, sino que ahorran, y las empresas no sólo están asumiendo una subida de costes muy alta, sino que en muchos casos la falta de materiales está paralizando su actividad.

Claro que Calviño y Sánchez lo saben y lo sabían. También, cuando hace apenas unas horas, nos decían que la recuperación de la economía va viento en popa, tanto, que para darle un mayor impulso si cabe, el Gobierno se va a reunir dos veces por semana durante todo el mes diciembre. Lo que debería hacer el Gobierno en lugar de reunirse tanto para vendernos humo es decir de una vez la verdad a los españoles. Las cosas están de color hormiga y no se van a cumplir las previsiones de este año, pero tampoco las del que viene, que hay que corregir el tiro, reducir gastos a mansalva, bajar impuestos y gestionar. España, ya lo han dicho la OCDE y la UE, se va a recuperar más lentamente que ningún país, a lo que habrá que añadir los efectos de la ola del virus que están viviendo ya países de nuestro entorno y de lo que pueda venir con la nueva variante. ¿Veremos a este Gobierno decir la verdad a los españoles?