C DibaqSE (II)

En mi segunda columna de la temporada hablaba de la oportunidad de desarrollo y crecimiento del CD Base a través de su colaboración con Dibaq Group; no tanto en lo económico, porque la economía del CD Base siempre fue solvente, como en lo orgánico, fruto de su propia actividad. Y tras el éxito del primer equipo del club en la fase de ascenso, conviene que el equipo juegue en Liga EBA. No vale decir que no hay recursos, compromiso o capacidad. No.
Si yo fuera Dibaq, me interesaría que el equipo jugara en Liga EBA, porque asociaría mi imagen a la de un club deportivo que crece y se supera con su propio trabajo.
Si yo fuera la Diputación o el Ayuntamiento de Segovia, me interesaría que el CD Base jugara en Liga EBA, porque no es lo mismo llevar el nombre de Segovia por categorías de mayor nivel, que por las más bajas del escalafón, que diríamos los taurinos.
Si yo fuera la Federación Empresarial Segoviana, me interesaría que el CD Base jugara en Liga EBA, porque dimensionaría el impacto económico (aún bajo, pero creciente), de los equipos que vinieran a jugar a Segovia.
Si yo fuera aficionado al baloncesto e, incluso, al deporte en general, me interesaría que el CD Base jugara en Liga EBA, porque me llamaría la atención ir a ver partidos de mayor calidad y competencia.
Si yo fuera la directiva del CD Base, me interesaría que el equipo jugara en Liga EBA, porque transmito al resto de la sociedad que no renuncio a los retos naturales de una evolución producto del trabajo de unos cuantos años.
Y, sobre todo, si yo fuera jugador del CD Base, me interesaría que el equipo jugara en Liga EBA porque me permitiría superarme, mejorar y avanzar en busca de mi límite como jugador.
Sin duda, a todos nos interesa que el CD Base juegue en Liga EBA.