back to top

Bonifacia Villagrán, la segoviana premio nacional de canto

Puede que el presente ‘encabezado’ no tenga nada que ver con lo que luego se describe, pero me resultó curioso –solo curioso, no vayan a pensar otra cosa-, el comentario que a través del oído izquierdo –según se mire-, recogí de una de las cuatro personas que ocupaban la mesa de al lado de una terraza hostelera de preverano: ‘Hay días que me acuesto diciéndome que voy a tirar la toalla, pero luego me levanto y pienso que con qué me voy a secar’.

Contado queda dentro del anonimato que imponen las buenas costumbres y, sobre y ante todo, la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantías de los Derechos Digitales. Que si bien es cierto que no he visto nada en su articulado sobre ‘comentario terraza’ o ‘aire de la calle’… Déjate.

A partir de aquí entramos en materia y colocamos cada cosa en su lugar, que no está nada bien salirse de madre, tal y como hacen los ríos, y sin permiso ‘oficial’ cuando se le quedan estrechos los laterales.

Una gran voz
Les doy un nombre, Bonifacia Villagrán y Gil Sanz. Segoviana nacida en Codorniz el 5 de junio de 1854. En el año 1870, observando su familia las extraordinarias dotes que para la música en general y el canto en particular tenía, la matriculan en la Escuela Nacional de Música en la Clase de Canto. Tres años después, obtuvo el primer premio del Concurso Nacional. Tuvo como profesor para alcanzar tan alta meta a D. Lázaro María Puig y Salazar, divo y tenor que ejerció con el nombre artístico de Flavio Puig en sus años jóvenes y que también tuvo como alumno al extraordinario Julián Gayarre.

Carta del Papa
En el periódico segoviano ‘El Amigo del Pueblo’, tendencia carlista, en su número de 1 de septiembre de 1896, publicó la carta que el Papa León XIII dirigía a Carlos de Borbón. Párrafo inicial: ‘Cualesquiera que sean los designios de la Providencia para lo porvenir, nadie podrá jamás quitarme la gloria de haber defendido la causa de la religión en los campos de batalla’.
Como en la canción de Serrat, ‘contra gustos no hay disputas, cada quién es cada cual…’. Hay otros muchos, por el contrario, que prefieren ‘los caminos a las fronteras’.

Las Ferias de 1894

Oiga, que también había ferias y fiestas en Segovia entonces, e incluso antes. Mas, teniendo en manos el programa de in illo tempore, sonsaqué algunos datos para ponerlos en este apartado de cosas, casos y cuestiones. Como ejemplo: las ferias se celebraban, como ahora, entre el 24 y el 29 de junio. El día 25 hubo concurso de dulzainas y tambores del país en el quiosco de la Plaza Mayor. Los premios, dos, el primero de 60 pesetas y el segundo de 40. Con una obligación: ambas parejas ganadoras se comprometían a tocar sus instrumentos en el baile público en la Plaza del Azoguejo las tardes de los días 26 y 27.

Hubo también concurso de orfeones y de bandas Militares y Civiles. Al ganador de orfeones se le dieron 3.000 pesetas; al primero de las Bandas 2.000. Todo el que quiso ver los espectáculos musicales hubo de rascarse el bolsillo. Luego, ya por la tarde de San Pedro, toros hubo: matadores, Juan Ruiz (Lagartija) y Francisco Bonal (Bonarillo). En La Dehesa, feria de ganados durante tres días. El Ayuntamiento distribuyó entre los pobres de la población 1.000 pesetas. Tocaron a poco. Había muchos. Era alcalde Eulogio Martín Higuera y secretario Manuel Entero.

Transporte
Mes de junio de 1906. Se inauguró en esa fecha la línea de transporte de viajeros entre Turégano y Segovia y viceversa. Era su concesionario Luis Domingo Merino. El servicio se prestaba en tartana de cuatro asientos tirada por un caballo. Tenía la salida de Turégano a las 4,30 de la madrugada y de Segovia a las 15,30 horas. Los billetes en la capital se vendían en la Posada del Gallo y en la localidad tureganense en el domicilio del concesionario.

Saber o no saber
Pongo negro sobre blanco para informar a quienes no lo sepan que la Plaza del Corpus hace de ‘cantón’ entre las parroquias de San Miguel y San Martín. Aquí se iniciaba el tramo de la calle del Puerco, que acababa en la Ermita de San Briz. El tercer recorrido de la calle principal discurría entre San Martín y la Puerta de la Canaleja. Mas, y prosiguiendo con temas del saber, regreso al año 1389 para contar que los judíos alquilaron en ese tiempo la mayoría de las casas de La Almuzara y San Miguel y que en el final de la calle Reoyo (Infanta Isabel ahora), existía una Madraza que mantenían los judíos como Escuela de Estudios Teológicos.

Un par de renglones más, o tres, y acabo. En la calle Pellejería, la actual Cervantes, había terreno donde se sembraba forraje para dar de comer a los animales de las vaquerías de la zona. Era el siglo XIV y fue entonces, por vez primera, cuando se dio a conocer el tramo Plaza Mayor-Azoguejo con el nombre de Calle Real. Permítanme regresar al comienzo de este tramo. La calle Zapatería primer tramo de la c/ Real en su confluencia con la Plaza Mayor, era lugar donde se vendía la cebada.

Por pedir que no quede
La primera vez que la Custodia de la Catedral salió en procesión fue en la festividad del Corpus de 1656. Ahora se encuentra en el Museo catedralicio. Su historia es no solo larga, sino larguísima. Desde que se aprobó construirla hasta que se llevó a cabo –obras de la catedral de por medio- pasaron muchos años y muchas penurias económicas; tantas, que los miembros del Cabildo llamaron, puerta a puerta, en las casa de los segovianos con la finalidad de recaudar medios económicos para conseguirlo. Más de 7.000 ducados de vellón se gastaron.

Y ADEMÁS...
NOTICIAS

Cuando el PSOE se cargó las Cámaras Oficiales de la Propiedad Urbana

Las Cámaras de la Propiedad Urbana surgieron a principios del s. XX como entidades sin fin de lucro, con el objetivo de defender, amparar y fomentar los intereses generales de la propiedad urbana.

Ciudadano presidente

A lo largo de la historia, se han dado casos en los que los protagonistas de la que podríamos denominar paradójica situación, han sufrido las consecuencias, no de los actos cometidos directamente por ellos, sino por motivos causados por terceros, de forma indirecta, por hechos sobrevenidos, inesperados, con conexión con el personaje, pero sin que los hechos causantes puedan relacionarse exclusivamente con él, y así atribuírselo sin lugar para la duda.

A favor de la desaparición del colonialismo energético

Las Comunidades de Aragón, Castilla y León y Extremadura han hecho un frente común para que sean sus territorios los que recojan sus frutos correspondientes a la producción de energía eléctrica renovable, con sus presas, molinos de viento y huertos solares.

Un partido antipático

Un partido antipático