¡Bienvenidos Reyes Magos!

No, no se me ha ido la olla, sé perfectamente que aún quedan algunos meses para tal festividad. El asunto es que, teniendo conocimiento de que ¡POR FIN! puede que se acometan ciertas actuaciones en el Estadio Municipal de La Albuera, tengo la ilusión de que la realeza mágica nos traiga esos regalos.

Llevamos varios lustros solicitando al Excelentísimo Ayuntamiento de Segovia tales necesidades y esperando que algún día fuésemos afortunados. Vamos a ver -dijo un ciego- si es verdad; y nunca mejor dicho, porque una de las peticiones es el tener una iluminación que nos permita no solo ver a los jugadores, sino también al balón, que es el objeto del deseo cuando ansiamos que entre en la portería del contrario. Dicen que será de máxima eficiencia energética LED (la iluminación, no el balón) ¡Qué bueno! Cuando vea el campo en su máximo esplendor, no me lo voy a creer.

Además, dentro del capítulo, en esta infraestructura deportiva, estará una nueva o rehabilitada tribuna; aunque, quizá sería mejor cerrar el estadio poniendo tribunas en los fondos. También vestuarios, zona de rehabilitación, bar/restaurante, salas de prensa y televisión, etc. Todo ello presupuestado en 2.743.444,80 euros. Estoy deseando experimentar lo que se siente al estar sentado en la nueva grada, y pensar que así también se puede contribuir a que Segovia posee un estadio merecedor de la categoría en la que milita.

Acabo esta temporada de columnas deseándoles felices vacaciones veraniegas y que esos regalos de los Reyes Magos se hagan pronto una realidad.