Bienvenida la cantera

Que la Gimnastica Segoviana tenía necesidad imperiosa de contar con una cantera de jugadores, era una realidad palpable. Desde hace muchos años, y fue en la época de un presidente con aspiraciones a presidir el Atlético de Madrid, y después de la Federación Española, el club tenía un problema que se fue agudizando.
Después de haber pasado buenas temporadas, con mayoría de jugadores de Segovia, llegamos a una donde tan solo juegan cuatro segovianos, Miguel Ángel, Gaby, López y Goico, siendo el resto de Madrid. Entrenábamos dos días en Segovia y otros dos en Madrid. No existía cantera y ni teníamos equipo juvenil. No se consiguió ascender, y el presidente decidió dejar el puesto. Eran muchos los años que llevaba en el cargo y mucho el dinero gastado de su bolsillo.
El club necesitaba de un giro total y gente con ideas nuevas. Con voluntarios, no mencionaré nombres, se comienzan los trabajos de dar forma al proyecto, pese a los cambios de presidentes. Con esfuerzo y tesón, como si de hormiguitas se tratara, se empiezan los trabajos para dar forma al proyecto. Había mucho que hacer y se tenía que ir buscando personal competente y jugadores.
Los resultados van llegando, y se ascendió con el Juvenil a Primera División, aunque luego se descendiera. De un buen trabajo solo puede salir algo bueno. Ese día llegó, el míster del primer equipo, conocedor de los jugadores del juvenil, llama a varios a entrenar con él, e incluso les hace jugar en partidos oficiales. La sorpresa para algunos seguidores fue mayúscula. Se empezaba a recoger el trabajo bien hecho de años.