Arroz al horno con garbanzos y embutido

El arroz al horno en Valencia, de donde era mi madre, normalmente se cocinaba al día siguiente de haber hecho cocido. Se aprovechaban restos del cocido, sobre todo el caldo y garbanzos y se añadía alguna cosa para cocinar el arroz.

Desde siempre en casi todos los hogares se llevaba el arroz en cazuela de barro al horno de la panadería para que lo hicieran allí.

Hay dos versiones del arroz al horno, las dos llevan una cabeza de ajos, y la mas clásica, lleva patata, garbanzos y embutido, y es un plato muy contundente; y la otra más ligera, que mi madre decía que era mejor para los niños, es el arroz al horno con pasas. Esta lleva patatas y pasas. En su día publicamos la receta del arroz con pasas, hoy toca la mas contundente.

Como decíamos esta versión lleva patatas, garbanzos, una cabeza de ajos y embutido, (salchichas y morcillas). El embutido tiene que ser ’embutido de Valencia’, mi madre decía que con embutido de otro lugar aunque fuera muy bueno no salía igual, y debo decir que tenía razón.

Por eso en casa, solo lo cocinaba de vez en cuando, pues vivíamos en Madrid y solo cuando alguien le traía el embutido de su tierra lo cocinaba.

Esto cambió cuando hace años Mercadona abrió tiendas en Madrid. En sus tiendas, entonces y ahora, sí se encuentra la longaniza de pueblo y la morcilla oreada.

Ingredientes

Arroz (media taza por persona); caldo de cocido (una taza por persona), patatas, garbanzos, una cabeza de ajos, morcilla de Valencia (morcilla negra oreada de Mercadona) una morcilla por persona, salchicha (longaniza de pueblo de Mercadona) una salchicha por persona, tomate triturado, rodajas de tomate natural, azafrán, pimentón, colorante, sal y pimienta.

Elaboración

Freír patatas en rodajas dos o tres por persona. Freír una cabeza de ajos entera ligeramente pelada. Freír salchichas y morcilla de Valencia. Freír garbanzos. Hacer un sofrito de pimentón y tomate triturado. Rehogar arroz en sofrito. Poner todo en cazuela de barro y añadir el caldo de cocido casero, caldo de cocido Gallina Blanca o caldo de puchero Aneto. Mejor que esté caliente.

Colocar la cabeza de ajos entera en el centro de la cazuela.

Por persona media taza de arroz y una taza de caldo. Poner rodajas de tomate encima.

Meter al horno a 240 aproximadamente 45 minutos.

¡Buen provecho!

Más recetas de Julio Feo: Patatas con níscalos