Aquel proyecto para Cronista Lecea, Cuatro Calles y Serafín

Una vez aprobado en el Ayuntamiento, la ampliación de una parte muy importante de las vías de circulación, hubo respuesta de la ‘inquieta’ Cámara Oficial de la Propiedad Urbana, que iba ‘a por todas’ cuando del desarrollo de la ciudad se trataba. Y dado que el Ayuntamiento había diseñado un importante proyecto para la zona Cronista Lecea-Cuatro Calles-Serafín, en enero de 1928, le escriben al promotor:
‘El trazado propuesto por la Cámara para unir o enlazar la Calle del Cronista Lecea con la Plaza de los Huertos pasando por la calle del Serafín, fue fijado en un proyecto anterior estudiado por el Ayuntamiento en un admirable trabajo del arquitecto municipal, proyecto que resolvía mejor que otro alguno y de modo completo las dificultades de circulación ahora existentes entre la calle de San Agustín y la Plaza Mayor; que con el trazado por la calle del Serafin desaparecería esta callejuela sucia, oscura y sin aire y abonada para el desarrollo de enfermedades, sin que sufrieran menoscabo el conjunto artístico de la Ciudad, pues aquella está constituida por fincas de construcción pobre y endeble; que el progreso de los tiempos y el gran aumento de vehículos de motor mecánico obliga a los pueblos a variar sus trazados de calles y, en lo que hace a Segovia, exige que se procure el más pronto y fácil acceso de los vehículos a la Plaza Mayor, en evitación de perjuicios para las personas y para las casas. Finalmente, que el gasto por la vía del Serafín ha de ser menor que por la calle de Colón, pues solo sería preciso demoler casas y patios de poco precio, en la línea de la derecha…’ Y como tenían razón…
Pese a la opinión contraria del Ayuntamiento, que quería desvío por calle Ancha (Colón) por menor gasto económico, y del arquitecto municipal, tras varios estudios. cuatro años después acabó ejecutándose el trazado propuesto por la Cámara de la Propiedad. A la vez que esta calle, se ensancha también la de Cronista Lecea, que ya estaba parcialmente abierta en su primer tramo (Teatro Juan Bravo), así como el lateral de Plaza Mayor ocupado por las casas adosadas a la iglesia de San Miguel, que también entonces se derriban para construir, diseñado por Silvestre Manuel Pagola Beribém, el edificio que hoy conocernos (1).
Por cambiar de , y siempre que el pueblo lo acepte, diseño otro camino y propongo viaje a un lugar de la sierra situada en la parte de ‘aquí’.
Paraje: ‘Pilón Quebranta Herraduras’, altitud: 1176 metros. Abrevadero que sirvió para quitar la sed a los caballos de los carruajes que por allí circulaban. Zona de paso que fue de los reyes para descender hasta Valsain donde les esperaba palacio, comida y fonda, y continuó utilizándose hasta finales del siglo XVIII para cruzar la Sierra. El paraje se encuentra poco después de pasar el arroyo Minguete (2) por la Calzada Romana de la Fuenfría, hacia el Sur, en el término de Quebrantaherraduras a unos dos kilómetros más arriba de la Fuente de la Reina y a uno aproximadamente por encima del Convento de Casarás o Casa Eraso.
Y a otra cosa.

El tipógrafo y alcalde
Juan de Alba
Uno de los tipógrafos más destacados de la ciudad en la mitad del siglo XIX, fue Juan de Alba y Rodríguez. En su imprenta se confeccionaban cientos de publicaciones. Su fallecimiento se produjo en 1871. Entre otras actividades ‘marginales’ a su profesión desempeñó la de alcalde constitucional de la ciudad. Completaba su negocio con una librería en nº 28 de la Plaza Mayor. Su muerte se produjo inmediatamente después de haber sido elegido diputado provincial, por lo que no pudo tomar posesión. Contaba en su haber con la Medalla de Caballero de la Orden de Carlos III.
La referida Imprenta fue fundada por Antonio Espinosa de los Monteros en 1775. Pasó por varias ‘manos’ hasta llegar a las de Alba. A la muerte de este se hace cargo del negocio su esposa. Posteriormente, al casar esta con Vicente Rubio, que ya dirigía ‘La Tempestad’, es quien da continuidad a la ‘factoría’. Fallece este en 1910 y justamente ahí acabó siglo y medio de un gran trabajo. Incluida la trayectoria del periódico.

(1) Chaves Martín, M.A. ‘Arquitectura y Urbanismo en la Ciudad de Segovia (1750-1950).
(2) Nace en el Collado de Cerro Minguete (3) o bajo el Puerto de la Fuenfría, ‘pues hay dos hilos de agua que llevan al mismo arroyo’. Martín Mesa, ‘Los Nombres del Agua’. Ed. Derviche 2017.
(3). Procede del latín ‘dominica’ –dueño, señor-, y diminutivo de domingo.